La exposición es el resultado del mayor y más prestigioso concurso anual de fotografía de prensa. En esta ocasión se exponen 146 fotografías seleccionadas de entre las 73.000 que se han presentado a concurso, realizadas por 4.500 fotógrafos. España ha sido el cuarto país del mundo, después de China, Estados Unidos e Italia, que más fotógrafos ha presentado, con 229 candidaturas.

El resultado es un conjunto de imágenes que conforman, año tras año, la memoria colectiva: imágenes impactantes que muestran la realidad desde el mismo lugar en que sucede, que mueven conciencias e incluso han cambiado en muchas ocasiones la opinión pública.

Por noveno año consecutivo, Madrid acoge la muestra de las fotografías galardonadas que, en la presente convocatoria, viajarán a más de 100 ciudades en 45 países, en donde se estima que serán vistas por cerca de cuatro millones de personas.

Dos españoles

La instantánea ganadora de esta edición es del fotógrafo venezolano Ronaldo Schemidt, de la agencia France-Press, que refleja el momento en el que un joven de 28 años sufre graves quemaduras después de explotar el depósito de gasolina de una moto durante una protesta contra el presidente Nicolás Maduro.

Este año han sido premiados dos fotógrafos españoles: Daniel Beltrá, que ha ganado el tercer premio en la nueva categoría Medio ambiente, con una serie sobre la deforestación en la región amazónica de Brasil, y Javier Arcenillas, tercer premio en la categoría Proyectos a largo plazo, por su serie del mismo nombre realizada a lo largo de nueve años en Guatemala, Colombia, Honduras y México.

Cuando en 1955 tuvo lugar una pequeña exposición pública de fotografías de prensa, nadie imaginó que Worl Press Photo acabaría convirtiéndose en una de las exposiciones fotográficas más importantes del mundo.

En esta edición las imágenes recuerdan lo sucedido en el planeta a lo largo de 2017, como el éxodo en Birmania, el atentado de Londres, el atropello en Charlottesville, la masacre de Las Vegas o el conflicto en Mosul. el espectador también puede asomarse a historias sorprendentes, como la enfermedad que afecta a las personas refugiadas, popularmente denominado como el Síndrome de la Resignación, y el destino de las niñas raptadas por el grupo terrorista Boko Haran.

Como apunta Lars Boering, director de la Fundación Worl Press Photo, “el extraordinario trabajo en esta edición de 2018 continúa cumpliendo nuestro objetivo, que no es otro que conectar el mundo con las historias que importan”.