1. Walk on the wild side

Como reza precisamente esa canción, a Lou Reed le gustaba caminar por el lado salvaje de la vida y nunca escondió sus problemas con el alcohol y las drogas. A consecuencia de ello, el pasado mes de mayo le sometieron a un transplante de hígado.

La canción pertenece a su segundo disco en solitario, Transformer (1972), que grabó en asociación con David Bowie y Mick Ronson. En ella cuenta en primera persona una historia de encuentros sexuales con transexuales, chaperos, prostitutas, etc.

2. Pefect Day

También pertenece a Transformer. Fue utilizada en la película Trainspotting en el año 1996. Aparece justo en la escena en la que el protagonista, Mark Renton, cae inconsciente después de inyectarse heroína, sufrir una sobredosis y hundirse. Esta aparición hizo que su fama fuese mayor a partir de los años 90.

La letra de la canción se suele interpretar como una expresión de devoción amorosa convencional, posiblemente aludiendo a la relación que Reed tuvo con Bettye Kronstadt (su primera esposa) y sus propios conflictos personales.

3. Heroine

Reed escribió esta canción para The Velvet Underground. Pertenece al primer disco de la banda, The Velvet Underground and Nico, aunque se le conoce también como el ‘banana album’ por los plátanos que pintó Andy Warhol para la portada.

La canción, que habla abiertamente del consumo y abuso de heroína, es una de las composiciones más famosas de la banda. En el año 2004, la revista Rolling Stone la incluyó en su lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

4. Sunday Morning

“Sunday morning, praise the dawning. Its just a restless feeling by my side. Early dawning, sunday morning. Its just the wasted years so close behind… (Domingo por la mañana, alabar el amanecer. Es solo un sentimiento inquieto por mi parte. Temprano amanecer, domingo por la mañana. Es sólo el derroche de fin de año de cerca…). Así comienza Sunday Morning. Poesía en estado puro. Eso era también Lou Reed, un poeta, ‘el poeta underground’. La prueba es, sin duda, esta canción. ¿Quién no la ha tarareado alguna vez?

5. Vicius

Pertenece también al álbum Transformer. Para muchos, Lou Reed podría haberse tomado una descanso permanente después de componerlo, ya que, gracias a su calidad, su contribución a la música ya era innegable.

El propio Reed confesó en unas declaraciones para la revista Rolling Stone en 1989 que fue Andy Warhol quién le inspiró la canción. “Me dijo: ‘¿Por qué no escribes una canción llamada Vicious?”.