El jurado, compuesto por José Manuel Caballero Bonald, Pere Gimferrer, Eduardo Mendoza, Elena Ramírez y Carme Riera, ha destacado que este trabajo es “una atrevida sátira sobre una supuesta sociedad literaria escrita con gran maestría técnica y un lenguaje singularmente gráfico y vivaz”.

Argumento

Con la llegada de la primavera, el pueblo de Morilla del Pinar se prepara para recibir a lo más granado del gremio poético español en las III Jornadas Poéticas. Durante tres días, la congregación de las Hermanas Siervas de las Sagradas Espinas de Jesús acogen en su convento a los asistentes, de los que saldrá un ganador que recibirá, como cada año, una corona de laurel, un diploma y el inestimable reconocimiento de sus compañeros.

Estas jornadas se presentan como la oportunidad perfecta para el desvarío de los poetas participantes, que llegan con ganas de juerga y un objetivo común: el sexo, la diversión, la gloria literaria, la rivalidad y ambición, los celos y venganzas, pero también la amistad, el amor y compasión y, al menos por momentos, la poesía.

Todo verdad

Aramburu realiza una particular combinación de humor de situación, de enredo y malentendido, que gracias a la brillantez de su estilo, consigue introducir al lector en una narración paradójica que provoca la risa. Un humor satírico, provocador, corrosivo, socarrón; humor escatológico y sexual, divertido e irónico, que parodia a unos personajes modulados con especial cuidado.

Unos personajes de los que el propio autor escribe: “Al fin de preservar su vida y la integridad de sus modestos bienes, el autor ha tenido la cautela de asignar nombres ficticios a los actores de la presente crónica. Lo mismo y por la misma razón ha hecho con algunos lugares que pudieran resultar fácilmente reconocibles. El resto es todo verdad”.

 

Sobre el autor

Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) se licenció en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y desde 1985 reside en Alemania. Fue miembro del Grupo CLOC de Arte y Desarte. Es autor de tres libros de relatos, No ser no duele (1997), Los peces de la amargura (2006) y El vigilante del fiordo (2011), y de seis novelas merecedoras de numerosos galardones, Fuegos con limón (1996), Los ojos vacíos (2000), El trompetista del Utopía (2003), Bami sin sombra (2005), Viaje con Clara por Alemania (2010) y Años lentos (2012), VII Premio Tusquets Editores de Novela y Libro del Año 2012 según el Gremio de Libreros de Madrid.