En el libro Conversaciones con Picasso, Brassaï asegura que el artista malagueño veía la televisión desde 1960 con cierta regularidad, en particular programas de circo, de lucha libre, películas y series televisivas.

Picasso, que siempre se interesó por las formas de expresión populares, empezó a ver algunos programas de televisión tras ver imágenes de una de sus exposiciones en Londres y después de visionar la boda de la princesa Margarita de Inglaterra con el fotógrafo Anthony Armstrong-Jones, que fue seguida por 20 millones de telespectadores en todo el mundo.

Vínculos

El veloz lenguaje televisivo, el proceso narrativo de las escenas y la gran cantidad de imágenes de todo tipo que llegaban a la “pequeña pantalla” tuvieron su influencia en la producción artística de Pablo Picasso durante sus últimos años. Por ello, el MPM trata de mostrar con esta exposición algunos vínculos insospechados entre algunas de las obras que Picasso y los programas que emitía la televisión.

Comisariada por Laurence Madeline, conservadora jefe de los Musées d’art et d’histoire de Genève (Suiza), en la muestra se pueden contemplar 60 obras entre las que hay grabados de la Suite 347, óleos, litografías, fotogramas y fragmentos de películas y series, contextualizados en una época en la que la televisión en blanco y negro popularizó espectáculos, deportes e informativos.

Picasso TV ha sido producida por el Museo Picasso Málaga y el Kunstmuseum Pablo Picasso Münster, con la colaboración de la Colección Fundación Bancaja, Valencia.