La obra, procedente de la Colección Real, fue hasta 2011 –fecha en la que ingresó en el Prado El vino de la fiesta de San Martín– la única pintura del artista que se conservaba en España. Una obra moralizante que muestra el triunfo de la muerte sobre las cosas mundanas, reproduciendo un tema habitual en la literatura del medievo e influenciado por el Bosco.

La pintura, concienzuda desde su concepción en dibujo hasta el perfilado final de los detalles, se encontraba oculta bajo gran número de repintes de diferentes restauraciones que, después, fueron enmascarados por barnices coloreados para procurarle unidad, transformando completamente su imagen en ocre, casi monocroma.

La obra ha precisado una limpieza completa que se ha visto dificultada por la sutileza de la tenue capa de pintura original frente al grosor y dureza de los repintes. Retirando el repinte general se ha eliminado el velo cálido añadido por anteriores restauraciones y se han descubierto detalles de pintura original antes ocultos. Ha experimentado un cambio de tonalidad general, recuperando los nítidos tonos azules y rojos que la caracterizan, y se ha restablecido la complejidad de su composición y la profundidad del paisaje.

Gracias al apoyo de la reflectografía infrarroja y de copias realizadas por hijos del autor empleando el mismo cartón ha sido posible la reintegración correcta de pequeños elementos perdidos inventados en tratamientos anteriores con una reconstrucción errónea.

Intervención sobre el soporte

Los cuatro paneles horizontales de roble sobre los que está pintada la obra fueron rebajados, en un momento desconocido, para aplanarla y reforzarla con un sistema de engatillado que impedía cualquier movimiento natural de la madera. Durante el rebaje del soporte a su grosor actual, entre 6 y 8 mm, los cuatro paneles que conforman la obra fueron separados y vueltos a unir. En su adhesión los cantos internos fueron cepillados llevándose consigo parte de la pintura, agresión que se nota sobre todo en los elementos y figuras diagonales de la película pictórica. La unión entre los paneles no se niveló bien y para subsanarlo se cubrieron las inmediaciones con estucos y repintes que ocultaron parte del original. En esta separación, además, el panel superior sufrió un accidente que le produjo varias grietas de un extremo a otro.

Dado el estado de conservación del soporte, en esta intervención se ha eliminado el engatillado para liberar así el movimiento natural de la madera y se han nivelado las grietas y los paneles, llegando a separar el panel superior para equilibrarlo correctamente en el plano. Una vez acabada la restauración de grietas y uniones se ha construido un soporte secundario –un bastidor de madera de haya– con la forma exacta de la curvatura que la obra adoptó una vez liberada del engatillado para darle estabilidad respetando sus movimientos higroscópicos.

El método utilizado para unir el bastidor con la pintura es un sistema de muelles planos de acero inoxidable, pegados al soporte mediante unos botones de latón dorado de forma reversible. Estos muelles van insertados en unos tornillos de nylon que permiten cualquier movimiento en 360o de tracción, dilatación y contracción dentro del plano.