Donde viven los monstruos

Posted by & filed under Literatura, Para niños.

Un verano lleno de libros para niños (y no tan niños)

Donde viven los monstruos
Compartir:





Mundos lejanos que ayudan a apreciar los cercanos, clásicos adaptados o reeditados que conviven con nuevos cuentos sorprendentes y introducciones a la poesía o a la pintura. Todos se muestran como interesantes y divertidas propuestas que acaban de publicar las editoriales españolas para pasar un verano feliz. En efecto, no sólo para los más pequeños.

 

1. Donde viven los monstruos

dondevivenlosmonstruosA partir de tres años. Kalandraka acaba de publicar el clásico de Maurice Sendak en una cuidada edición que pueden disfrutar, por su onírico y poético texto y sus maravillosas ilustraciones, “niños” de hasta 99 años o más.

Cuando se publicó en 1963 provocó cierta polémica porque no era el típico libro al uso para los más pequeños, ya que su protagonista, fantasioso y juguetón, es castigado a la cama sin cenar por un comportamiento “no ejemplarizante”. Max, que así se llama, se adentra poco a poco en un mundo único y mágico contado a través de una plasticidad que se expande hasta que vuelve a la realidad.

Maurice Sendak (Brooklyn, Nueva York, 1928 – Danbury, Connecticut, 2012) es uno de los autores de libros infantiles más consagrados. Con más de 90 títulos en su haber, recibió en 1970 el premio Anderse por su trayectoria y el Laura Ingalls Wilder en 1983. Otro de sus libros que recientemente ha publicado Kalandraka es La cocina de noche.

2. El pequeño rey de las flores

el-pequeno-rey-de-las-floresmini_l

A partir de tres años. Kókinos edita en un nuevo formato El pequeño rey de las flores, un libro que aborda uno de los grandes temas universales, la búsqueda del amor, pero desde una perspectiva sencilla, fácilmente comprensible y hermosa. El protagonista del mismo es el rey de un diminuto reino, que a pesar de la belleza que le rodea, no consigue ser feliz y siente un vacío importante. Poco a poco se da cuenta de que la vida compartida puede resultar más gratificante y bonita y se pone en búsqueda de una princesa. Así, busca durante el día, bajo el sol y la lluvia, y también durante la noche. Un buen día, entre las flores, aparece.

Las cubiertas del libro son rojas (aunque viene envuelto en una caja blanca). Cuenta también con una ventana troquelada en portada por la que se ve al rey, muy chiquitito, mientras que en la contraportada aparece la pareja feliz. Los dibujos, llenos de colorido y vanguardia, fueron creador hace ya bastantes años por la ilustradora Kuêta Pacovská, que cuenta con varios títulos en la misma editorial. Estupendo para llevar de viaje por su tamaño.

3. Mowgli

_visd_0000JPG01F8URudyard Kipling publicó en 1894 y 1895, en dos volúmenes distintos, lo que tradicionalmente se conoce como El libro de la selva. Sin embagro, en realidad son dos recopilaciones de fábulas morales acompañadas de poemas, y en la novela original, los relatos acerca de Mowgli no atienden a una continuidad cronológica.

Ahora Edelvives, 120 años después de su llegada al mundo, publica una libro hermoso y conmovedor por la historia en sí misma y por lo bien editado e ilustrado que está. “Es un libro que pretende hacer descubrir, con el mayor de los respetos por los textos originales, toda la vida de Mowgli”, dice Maxime Rovere, quien lo ha adaptado al francés. Así estamos ante “un delicado trabajo de montaje que ha permitido, modificando muy levemente las frases y sin añadir prácticamente ninguna, definir un nuevo orden de capítulos con el propósito de seguir la evolución del niño, que es muy parecida a la de su autor”.

La encagada de ilustrarlo ha sido Justine Brax, cuyos dibujos poco a poco van apareciendo de manera imponente y llena de colorido: el tigre Shere Khan, el oso pardo Baloo, la pantera Bagheera o la serpiente Kaa. Todos entre exuberante y poblada vegetación. “Justo enfrente de él, apoyado en una rama baja, había un niño pequeño, completamente desnudo que apenas sabía andar. Era la criaturita más tierna, morena y rolliza que se hubiera pensado jamás en la cueva de un lobo. Miró el hocico de Padre Lobo y se echó a reír”. Y así los lobos y el niño comenzaron su historia.

 

4. Manual del buen paseante

Manual-del-buen-paseante

Para todas las edades. El diseñador gráfico e ilustrador catalán Raimon Juventeny crea a través de veinte puntos un auténtico Manual del buen paseante siguiendo la folosofía del slow movement. Así, en este libro editado por Kalandraka, además de encontrar unas maravillosas ilustraciones en tonos ocres y pastel, el lector recibe una serie de pasos -contados con gran sencillez- para llevar una vida un poco más feliz bastándose en pequeñas actitudes. Imprecindible para descubrir los encantos de la ciudad o el campo con los más pequeños.

El libro cuenta, además, con el prólogo de Carl Honoré, periodista canadiense y autor de Elogio de la lentitud, que afirma que estamos antes una “atinada crítica a esta tendencia correcaminos” y “un pequeño e ingenioso canto al placer que proporciona un buen paseo”. Un libro que ayuda a perder la noción del tiempo y adeleitarse con las cosas más pequeñas que nos rodean. Además ha sido editado siguiendo criterios de ecoedición y minimizando su impacto ambiental.

 

5. Mi primer libro sobre Picasso

picasso

A partir de cinco años. A través del relato del historiador y profesor universitario Rafael Jackson y de las ilustraciones de Maria Espluga, los más pequeños pueden conocer los momentos más importantes de la trayectoria de Pablo Picasso y su forma de romper con lo establecido y esperado hasta el momento. Contado de forma sencilla y amena, Mi primer libro sobre Picasso (Anaya) supone una primera introducción a la pintura cubista y algunos de sus cuadros más representativos, como Las señoritas de Avignon o el Guernica.

Su infancia, su estancia en Francia, su etapa azul, su etapa rosa, sus amores y amigos también están presentes. Por encima de todo, una de las figuras más excepcionales de la pintura de todos los tiempos. Para niños mayores de ocho años, Anaya también ha publicado Pablo Picasso y el cubismo.

6. 12 poemas de Federico García Lorca

12 poemas de Federico García Lorca

Todas las edades. “Cayó una hoja /  y dos / y tres. / Por la luna nadaba un pez. / El agua duerme una hora / y el mar blanco duerme cien./ Así comienza el Vals en las ramas, uno de los 12 poemas de Lorca que Kalandraka ha rescatado en una nueva edición con ilustraciones del mexicano Gabriel Pacheco. Entre los otros, Canción tonta, La tarara, Mariposa, El Niño mudo o Caracola.

Leer con detenimiento los versos del escritor andaluz unidos a los sugerentes y bellos dibujos de Pacheco supone sumergirse en un mundo de simbolismo, detalle e infancia. Dice el mexicano que “tal vez las palabras de Lorca vengan de un niño, que con los ojos atados, nos alumbra y nos muestra esa nostalgia anudada a la noche que pronto se irá”.

 

7. Gori Gori

5b16b09ee5A partir de siete años. Arte y poesía reunidas en un mismo libro gracias a los textos de María Jesús Jabato, inspirados en obras de grandes pintores, desde el Siglo de Oro español hasta los artistas más contemporáneos.

Zurbarán, Velázquez, Goya, Picasso, Miró, Dalí y Antonio López son algunos artistas en cuya obra se ha inspirado la autora. También Van Gogh, Munch, Klee o Chagall, entre otros, tienen cabida en Gorigori. 48 poemas que han sido sido galardonados con el VI Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños.

“En la noche titilan / temblor de plata / estrellitas de frío / luces lejanas / en la noche titilan / y en la mañana / solo queda su ausencia, / azul y nada”, así es el poema de María Jesús Jabato inspirado en La noche estrellada de Vincent Van Gogh.

 

8. La vida y otras geografías. Antología. Mario Benedetti

105030_Cub_Vida.inddA partir de 10 años. Cuentos y poemas del gran autor uruguayo que hablan del amor, de los principios humanos, de la soledad y de la muerte. Todos han sido cuidadosamente seleccionados para la editorial Edelvives por Miguel Herráez. Por su parte, Ana Bustelo ha sido la encargada de ilustrarlos con algunas creaciones que actúan a modo de collage.

De fondo y como constante, el amor. Ese inagotable guiño de las obras de Benedetti. Un amor “con diversos rostros, por encima de lo convencional, de las reglas sociales”. Dice Herráez que “sus personajes se relacionan a través de esta emoción. Sus tipos, extraídos de una vida creíble, realista en su trazo literario, se descubren en un café montevideano o en una estación del metro de París, o se reencuentran en una triste habitación de hotel tras años de separación y se precipitan en la historia pasional súbita”.

Muy presentes también la dictadura, la falta de libertad, la nostalgia, el exilio, y la muerte como parte de la vida.

 

9. Sin título

kokinos

A partir de cinco años. Sin título, de la editorial Kókinos, es un cuento inacabado y por eso sus personajes están emborronados. Su autor, Hervé Tulllet, creador de otros cuentos publicados por la misma editorial, está pensando y pensando cómo terminar la historia. Por eso, todo es posible en él y las sorpresas se suceden y suceden como que, por ejemplo, el lector hasta puede conocerle.

Un libro que sirve para abordar la confección y elaboración de cuentos, su introdución con “Érase una vez”, su trama central, problemática o aventura y su desenlace. Todo gracias a una serie de personajes originales y curiosos que se desarrollan dentro de un marco concreto y que se empeñan en dar una historia a quien se atreva a abrir el libro.

 

10. Sin palabras

librosinpalabrasTodas las edades. Sin palabras se clava como una estaca. Los ojillos del cerdo, de la vaca, del mono, del elefante o del ciervo consiguen que el lector sienta dolor profundo en forma de angustia, remordimiento, desolación o punzada directa al corazón. A la vez, esos mismos ojos logran una empatía inusual y hacen reflexionar y replantear cuestiones que no han conseguido documentales, panfletos o manifiestos.

Sin duda, el ilustrador Roger Olmos plantea, a través de sus bellos y potentes dibujos, una manera de concienciar a mayores y pequeños emotiva y descriptiva, educativa y conmovedora. Sin palabras muestra así el verdadero poder de la ilustración: su poesía, su magia, su capacidad para sacudir y remover. No hace falta texto o si acaso, apenas una frase irónica: “¡Cómete el bistec que te hace bien!”, “¡Termínate la leche que crecerás sano y fuerte!” o “¡Vamos que te llevo a ver los elefantes del circo!”.

 

Más sobre: 12 poemas de Federico García Lorca, Anaya, Donde viven los monstruos, Edelvives, El pequeño rey de las flores, Federico García Lorca, Gori Gori, Kalandraka, Kókinos, La vida y otras geografías. Antología. Mario Benedetti, Manual del buen paseante, Mario Benedetti, Maurice Sendak, Mi primer libro sobre Picasso, Mowgli, Roger Olmos, Sin palabras, Sin título