Natalia Menéndez, directora del festival, ha asegurado que las cifras son las mejores de los últimos años. Durante 25 días, del 7 al 31 de julio, más de 60.000 visitantes y espectadores se han acercado a Almagro, alcanzando un rotundo 96,7% de ocupación frente al 96,5% de la edición pasada. Se han vendido 26.498 entradas, 1.541 más respecto a 2015, con una recaudación en taquilla de 544.932,80 euros frente a los 491.713,40 del año pasado.

Más de 10.000 personas han disfrutado de los espectáculos en la Plaza Mayor o el Teatro en los Barrios. Las exposiciones han reunido a más de 15.500 visitantes; 425 personas han asistido a los cursos; 55 a los encuentros; y 32 voluntarios y 5 personas en prácticas han colaborado con el festival. La ocupación hotelera ha sido del 98,16% los viernes y sábados; y del 64% de domingo a jueves.

Esta 39 edición ha contado con un total de 101 representaciones a cargo de 52 compañías. De éstas, 36 han sido españolas llegadas de 11 comunidades autónomas (Madrid, Canarias, Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Castilla y León, Extremadura, Comunidad Valenciana, País Vasco, Cataluña y Murcia) y 12 internacionales (Reino Unido, Francia, Italia, Grecia, Portugal, México, Uruguay, Polonia, Brasil e India, país este último Invitado de Honor).

Para Menéndez, el Festival de Almagro se ha convertido en un “paraíso de voces que claman por la justicia, la honradez y la igualdad, y que reflexionan acerca de la condición humana”.