Comienzos de los años 60. Alice y Céline, además de vecinas son muy buenas amigas que viven en una barrio residencial en la periferia de Bruselas. En ese acomodado entorno, compartiendo valla del jardín, y alentados por la relación de sus madres, los hijos de ambas se han criado como hermanos. Nada hace sospechar que lo que siempre ha sido entre ellas una bella amistad pueda desmoronarse. Pero la vida a menudo reserva una inesperada vuelta de tuerca y Maxime, el hijo de Céline, muere de manera trágica con Alice como testigo.

Ese terrible suceso sirve de puerta de entrada para que Masset-Depasse, adaptando la novela Derrière la Hainede la escritora  Bárbara Abel, firme un thriller de época, –con ecos de Hitchcock y David Lynch por enfoque y puesta en escena–, en el que verdad y mentira cambian sus máscaras para mantener una muy lograda intriga hasta su inquietante final.

Veerle Baetens y Anne Coesens, sin duda dos de las actrices más reconocidas del panorama interpretativo belga actual, ponen cara y buen hacer a las dos protagonistas de una historia que propone una cruda reflexión sobre las relaciones personales, la amistad y la maternidad en un escenario en el que los sucesos reales y los imaginados se mezclan y, en determinados tramos, hipnotizan al espectador.

Con más de sesenta premios en diferentes festivales, el director en su día de Santuario, la película que retrataba a ETA y el terrorismo vasco desde la óptica francesa, vuelve a meter cámara en un tema profundamente humano, abordándolo en esta ocasión con un tinte claustrofóbico: “Todas mis películas exploran la tensión en espacios cerrados ya que estos son automáticamente simbólicos. Introduce una dimensión ‘meta-psicológica’ en el sentido de que todo lo que vemos en la pantalla podría igualmente estar ocurriendo en la mente de los personajes. Así que eso nos lleva inmediatamente a una dimensión más psíquica. En todas mis películas, hasta el momento, siempre he intentado tratar la parte más oscura de forma también oscura. En esta ocasión quise experimentar. Por ese motivo revisé mi forma de hacer cine ya que quería tratar este espacio cerrado de una manera más sensual, dando más presencia a planos largos y centrándome en los movimientos de los actores. De esta forma podía acercarme mejor a la psicología de los personajes”.

Desde sus primeros cortometrajes en el año 2004, Masset-Depasse ha creado personajes femeninos firmemente convencidos de llevar a cabo cualquier cosa para conseguir su propósito, Instinto maternal es una meritoria continuación en esa línea.

Instinto maternal


Dirección: Olivier Masset-Depasse
Guion: O. Masset-Depasse, Giordano Gederlini sobre la novela de Bárbara Abel
Intérpretes: Veerle Baetens, Anne Coesens, Mehdi Nebbou, Arieh Worthalter, Jules Lefebre, Luan Adam
Fotografía: Hichame Alaouié
Bélgica / 2019 / 97 minutos
Distribuidora: Karma Films