La película cuenta la historia del artista a través de una profunda investigación sobre sus obras y pruebas documentadas en torno a su vida, poniendo especial énfasis en sus experiencias vividas. Una vida de luces y sombras, de genialidad salvaje y contradicciones, detectándose influencias de todo ello en los detalles de sus obras maestras. Un hombre cuya audacia y genio fueron a la vez el tormento y el impulso con el que logró una gloria que llega, con toda su fuerza, hasta nuestros días.

Dos niveles narrativos

La narración fílmica se desarrolla en dos niveles: el comentario artístico y las escenas “fotográficas”, tan evocadoras y simbólicas del espíritu de Caravaggio y su creación que ayudan al espectador a entrar en contacto con la forma en que la mente del artista trabajaba, sus impulsos incontenibles, su experiencias más íntimas y su alma.

Filmada en 8K, que permite al espectador distinguir detalles en la pintura que de otra manera no serían visibles a simple vista, para discernir cada pincelada, evocando la sensualidad y la textura pictórica del trabajo de Caravaggio, y capturando la atmósfera más íntima y atractiva creada por el artista.

Este preciosismo nada afectado provoca en el espectador una experiencia visceral, casi táctil, que trasciende lo emocional, lo que se logra mediante el uso de diseños gráficos avanzados e innovadores efectos visuales y de iluminación.

Revolucionario

Caravaggio fue un artista revolucionario y, como tal, a menudo poco querido por sus contemporáneos. Viajó por toda Italia en busca de fortuna o tal vez en busca de sí mismo, escapando de los enemigos que invariablemente hizo en el camino siendo Milán, Florencia, Roma, Nápoles, y Malta los lugares en los que fue trazando sus obras maestras en muchas de las cuales se encuentran ecos de algunas de sus tortuosas vivencias personales, entre las que no es la menor el ser acusado de homicidio.

La película se enriquece con el comentario artístico y la opinión de Claudio Strinati, historiador de arte y una de las máximas autoridades en el conocimiento del artista, que también cuenta con el apoyo de Mina Gregori (presidenta de la Fundación Roberto Longhi para Estudios de Historia del Arte) y Rossella Vodret (curadora de la exposición Dentro Caravaggio realizada en el Palazzo Reale de Milán). Así como con las escenas “fotográficas”, tan evocadoras y simbólicas del espíritu del creador.

Como apunta Strinati: “Las investigaciones para seguir a Caravaggio comienzan en el Archivo Histórico de la Diócesis de Milán, donde encontramos el certificado de bautismo del artista, fechado el 29 de septiembre de 1571, declarando su lugar de nacimiento como la ciudad de Milán y no, como siempre se había pensado, en la ciudad de Caravaggio. Luego en los Archivos Estatales en Roma ratificamos los problemas que tuvo reflejados en los documentos judiciales que atestiguan las acciones legales tomadas contra él. Documentos que transmiten la imagen de una persona arrogante y de mal genio con tendencia a peleas y trifulcas. Por último, pero no menos importante, encontramos los muchos contratos de trabajo, como los de la Capilla Contarelli y la Capilla Cerasi, y los libros de cuentas de la Opera Pia della Misericordia en Nápoles.

Estos archivos contienen documentos del caso Baglione Court en 1603 que hablan de alianzas formadas entre artistas así como de la envidiosa rivalidad entre ellos, pero sobre todo son un registro de los pensamientos de Caravaggio sobre el arte y el papel del artista: cualquier artista digno de ese nombre es, para él, alguien que “sabe cómo pintar e imitar bien las cosas naturales”; del testimonio de Prospero Orsi, fechado el 12 de julio de 1597, descubrimos que casi siempre se veía a Caravaggio usando una espada en público ya que, estar al servicio del Cardenal Del Monte, tenía licencia para portar un arma; la acción legal presentada contra él el 24 de abril de 1604 por un niño que sirve en una taberna es prueba de que Caravaggio era culpable de arrojarle un plato de alcachofas; y nuevamente “la lista de posesiones incautadas de su casa” que data del 26 de agosto de 1603, da una descripción precisa de los “accesorios” que formaban parte de sus composiciones y da una breve visión de la vida privada del artista.

Viaje al interior

Estamos ante un viaje al interior de Caravaggio, siguiendo un camino que lleva a los últimos descubrimientos de rayos X sobre sus cambiantes técnicas, presentado recientemente en la exposición Dentro Caravaggio que muestra el realismo de su primer trabajo, las composiciones de bodegones, hasta sus últimas pinturas, complejas escenas de figuras sagradas y profanas, pasando por los característicos claroscuros de un hombre atormentado en espíritu.

Desde su infancia en Milán hasta el período que pasó en Roma, ya entonces ciudad del arte y el placer que hoy contiene la colección más rica de sus obras maestras, pasando por Nápoles, el lugar de su exilio y de su búsqueda de la misericordia o Malta, la ciudad del ascenso y la caída.

Así, juegan papel protagonista en la narrativa del filme obras como el Muchacho mordido por un lagartoAutorretrato como Baco, Judith decapitando a Holofernes, Medusa, La vocación de San Mateo, David con la cabeza de Goliat o El entierro de Cristo, todas ellas analizadas y filmadas en los lugares para los que en su día fueron encargadas, como las iglesias San Luigi dei Francesi, Santa Maria del Popolo y Sant’Agostino en Roma, Pio Monte della Misericordia en Nápoles y la Concatedral de San Juan en Malta.

Producida por Sky y Magnitudo Film, y distribuida en España por A Contracorriente Films, Caravaggio: en cuerpo y alma ha inaugurado la temporada de Los grandes el arte en el cine, espléndido ciclo que acerca a la gran pantalla la vida y la obra de algunos de los grandes genios de todos los tiempos. Caravaggio, el que ahora nos ocupa, murió en circunstancias no del todo aclaradas en Porto Ercole, donde fue enterrado el 18 de julio de 1610.