Con un claro halo autobiográfico, “aunque lo último que he intentado es hacer una historia sobre mi vida, si bien son varios los escenarios y las situaciones que viví en su momento”, declara el propio Hill, la historia nos muestra a Stevie, un chico de 13 años que vive en uno de los suburbios de Los Ángeles de los años 90 y pasa el mayor tiempo del verano en la calle, observado muy de lejos por una joven madre casi siempre ausente (Katherine Waterson), un hermano problemático y violento (Lucas Hedges) y un nuevo grupo de amigos, que en general no le acercan a la estabilidad, que ha conocido en una tienda de monopatines.

El jovencísimo actor Sunny Suljic, que ya había anunciado poderío en El sacrificio del ciervo sagrado, es una de las claves para lograr la espontaneidad que la película transpira en cada fotograma. Hay un actor ahí dentro al que hay que estar muy atentos. Cierto es que los colegas que le acompañan en muchos de los planos, especialmente Na-kel Smith y Olan Prenatt, están a la altura, lo que habla del magnífico manejo de los responsables últimos del casting de este largometraje al que el formato 4/3 también confiere verdad.

La música, especialmente el rap, -“hemos diseñado escenas específicamente escritas para canciones concretas”- es también elemento fundamental de este agridulce retrato generacional muy bien contado y rodado que deja al espectador en la duda abierta del incierto futuro de sus protagonistas.

En los 90
Dirección: Jonah Hill
Guion: J. Hill, Spike Jonze
Intérpretes: Sunny Suljic, Katherine Waterson, Lucas Hedges, Na-kel Smith, Olan Prenatt, Alexa Demie, Gio Galicia, Ryder McLaughlim
Drama
Estados Unidos / 2018 / 85 minutos
Diamond Films