Bagdad, 2006. Sara entra en la estación de tren la ciudad dispuesta a cometer un atentado suicida. A su alrededor la gente transita ajena a la tragedia que se avecina. Joven y decidida no parece vacilar ante la perspectiva de detonar las bombas que lleva adosadas a su cintura. Sin embargo, sus oscuras intenciones se ven drásticamente alteradas cuando en un encuentro inesperado se topa con Salam, un simpático vendedor que se le acerca para charlar.

Con Salam como rehén, Sara se sentirá confusa, replanteándose sus convicciones. Salam batallará desesperadamente para despertar la humanidad de Sara haciendo tambalear su decisión. Pero… ¿se dará a sí misma la oportunidad de respetar la vida y la inocencia que estaba dispuesta a destruir?.

Elegida para representar a Irak en los próximos Oscar, La decisión llamó la atención en los festivales de Toronto y Londres y en su primera aparición ante la cámara su actriz protagonista logró premios en los certámenes de Muscat y el del Cinema Árabe con una actuación sobria que transmite toda la tensa y conflictiva emoción que le corre por dentro.

Multipremiado

Mohamed Al Daradji, que estudió cine en Baghdad y completó su formación con un Máster en Cinematografía y Dirección en la Northern Film School de Leeds, regresó a su país en 2002 tras la invasión de Irak para realizar su primera película, Ahlaam (estrenada en 2008 en España con el título Dreams). El filme recibió 22 premios. Tras este éxito dirigió Son of Babylon (2010), con la que obtuvo galardones en los festivales de Berlín, El Cairo, Rótterdam y Sevilla. La decisión es su tercer largometraje.

Su amplio trabajo en Irak también incluye tres documentales y una fuerte implicación en labores humanitarias. En 2010 fundó el Iraq Independent Film Center (IIFC), un organismo de producción y enseñanza cinematográfica en Bagdad.

El propio Al Daradji argumenta los porqués que le llevaron a abordar el tema de su película: “El terrorismo suicida femenino es invisible, intangible y un inocente activo para las misiones radicales. Muchas de las jóvenes de mi país son presa de grupos extremistas que operan en Irak, a lo largo de Oriente Próximo y en todo el mundo. Ahora bien, cabe preguntarse, si todos somos inocentes cuando nacemos, ¿qué es lo que hace cambiar a las personas y obligar a otras a cometer actos tan extremos y crueles?”.

Lo que hay detrás

Según propia confesión, pesó en su decisión un artículo de un periódico iraquí que hablaba de una mujer bomba que entraba en una comisaria de policía con el objetivo de confesar sus intenciones, cinco minutos antes de que la bomba explotase. La mujer fue desnudada y atada en una verja por los policías fuera de la comisaria con la intención de humillarla en público. Era una cría de tan solo 16 años. La historia era inquietante: una chica tan joven metida en algo tan siniestro.

“Como cineastas tenemos la responsabilidad de contar una historia. Solo si exploramos totalmente el tema podremos comprender las causas que hay detrás de esos actos. Estoy convencido que sin comprensión y conocimiento no llegará el fin del terrorismo suicida”, apostilla Al Daradji.

Con buen criterio, el filme se aleja de cualquier tipo de declaración política, ni tiene la intención de condenar o glorificar el terrorismo. Simplemente, y ahí el impacto que provoca, ofrece al público la extraordinaria oportunidad de meterse en la piel de una mujer que se encuentra en una situación extrema que ni ella misma logra entender por completo. Lo dicho: impactante.

La decisión
Director: Mohamed Al-Daradji
Guion: Mohamed Al-Daradji, Isabelle Stea
Intérpretes: Zahraa Ghandour, Amir Ali Jabarah
Productores: Mohamed Al-Daradji, Isabelle Stead
Fotografía: Duraid Munajim
Música: Mike Kourtzer, Fabien Kourtzer
Irak, Reino Unido, Francia, Qatar, Países Bajos/2017/82 minutos
Distribuidora: ADSO Films