“Algo desastroso que hasta las elecciones creíamos inimaginable”, afirma con la contundencia de siempre el propio director al posar su mirada directa, no exenta para sus críticos de tintes demagogos, sobre la realidad sociocultural de EE.UU. y el convulso momento político que vive hoy el país.

Moore, con crudeza y sentido del humor, retrata las elecciones presidenciales de 2016 y los dos primeros años del mandato de Trump al frente de la Casa Blanca intentando responder a las que considera las dos preguntas más importantes que genera la actual situación: “¿Cómo demonios hemos llegado hasta aquí?” y “¿Cómo demonios podemos salir de esta pesadilla?”.

No deja títere con cabeza el cineasta a la hora de denunciar responsabilidades y responsables. En primer lugar, al Partido Demócrata americano “que no supo ver y menospreció la fuerza que el rival tenía”. También culpa a Barak Obama “por levantar falsas esperanzas”. Y, por supuesto, a los medios de comunicación: “Las audiencias se disparaban cada vez que le sacaban en pantalla hablando del muro que iba a construir en la frontera con México. Donald J. Trump no cayó del cielo. Es el resultado lógico de una larga espiral cuesta abajo que culminó con uno de nuestros más odiados ciudadanos conquistando nuestra oficina más poderosa”.

Avisa Moore de las similitudes entre el momento actual y el que precedió al ascenso de Hitler, “en ambos casos no se está sabiendo ver el peligro que amenaza”. De hecho, el filme presenta montajes que mezclan imágenes del nazi con la voz de Trump. Y denuncia posturas de permisividad y corrupción política como la que provocó la crisis del agua contaminada de Flint (Michigan), la ciudad de la que procede Moore, o la de quienes defienden el uso de las armas, “un supuesto derecho inaceptable que lleva a que suframos continuas masacres”.

Pese a todo, Moore, al final de la cinta se muestra relativamente optimista al acompañar en las imágenes a nuevos candidatos al Congreso, como la aspirante latina por el Bronx, Alexandria-Ocasio Cortez, o la primera mujer musulmana en presentarse a las elecciones, Rashida Tlaib, que lo hace por Detroit.

Espero, concluye, el realizador que los datos sean tan demoledores que el filme contribuya a derribar la credibilidad, “solo explicable por puro fanatismo”, que Trump tiene entre sus seguidores. Amén.

Fahrenheit 11/9

Dirección y guion: Michael Moore
Reparto: Donald Trump, Ivanka Trump, Hillary Clinton, Barak Obama, Michael Moore
Fotografía: Luke Geissbuhler, Jayme Roy
Productora: Midwestern Films. Distribuida por Briarcliff Entertainment
Documental
Estados Unidos / 2018 / 130 minutos