La película tiene como escenario el famoso barrio berlinés de Kreuzberg. Allí, Victoria, una joven española que no conoce a nadie, conoce a las cuatro de la mañana a cuatro jóvenes para los que la noche acaba de empezar. Junto a ellos se ve envuelta en un fatídico atraco que le da un giro total a su vida.

La cámara, que no interrumpe la grabación en ningún momento, sigue los pasos de la joven española durante dos horas y media. Dicho recurso no es precisamente nuevo, presente en La soga de Hitckcock, el Birdman de González Iñárritu, El arca rusa de Sokúrov o la más reciente Hablar de Oristrell, pero de haberse rodado efectivamente en una sola toma sin “trampas” digitales podríamos estar hablando de un nuevo récord cinematográfico.

Triunfadora absoluta en los Premios Lola del Cine Alemán (máximo galardón germano), la cinta está protagonizada por la catalana Laia Costa, a quien ya hemos visto en Cuéntame un cuento y Pulseras rojas y veremos próximamente en Palmeras en la nieve y Carlos, Rey Emperador.

Este thriller alemán llegará a nuestras pantallas el próximo 23 de octubre.