Sarah Davachi – «For Voice» (2017)
1517
post-template-default,single,single-post,postid-1517,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Sarah Davachi – «For Voice» (2017)

Seguramente el instrumento que más ha cambiado en la década de los 2010s es, sorprendentemente, el más antiguo: la voz. La tecnología ha permitido como nunca antes manipular las cuerdas vocales convirtiéndolo en un elemento electrónico más, con el autotune, el pitch… este cambio no sólo se ha producido porque la informática lo permite, sino porque el público cada vez es más permisivo en cuanto a deformación y experimentación vocal. 

 

Sarah Davachi es una de esas investigadoras que está entre el arte sonoro y la composición contemporánea. Musicóloga, académica, instrumentista experimental; su materia de estudio es la combinación de elementos electroacústicos para realizar parajes donde el tiempo se para, drones que parecen infinitos pero que mantienen un sentido melódico, eso sí, en cámara superlenta. En «All My Circles Run» (2017) centra cada pieza en un instrumento, «For Voice», por ejemplo, es un coro monotonal con microcambios en las notas que participan; capas de voces que podrían por separado ser celestiales pero que juntas crean una sensación de inquietud, de calma tensa.

 

Define la década porque Sarah Davachi es una de las artistas que más lejos ha llegado en el minimalismo y en el ambient. Su prolífica carrera es una exploración por infinitas texturas acústicas, una alquimia para destilar sonidos y melodías. «For Voice» muestra que todavía existen caminos por recorrer con algo tan primario como es la voz. Un orfeón artificial para un mundo irreal.

No Comments

Post A Comment