Shakira – «Waka Waka (Esto es África)» (2010)
1518
post-template-default,single,single-post,postid-1518,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Shakira – «Waka Waka (Esto es África)» (2010)

Prácticamente todos los géneros musicales latinos tienen una ascendencia africana. Los europeos trajeron esclavos negros al caribe y con ellos sus síncopas rítmicas que influyeron en la creación de la rumba, la samba o la cumbia. También de la soca, música original de Trinidad y Tobago derivada del calipso y que es la base de uno de los himnos más universales de la década: «Waka Waka (Esto es África)» (2010).

 

El grupo camerunés Golden Sounds publicó una canción llamada «Zangalewa» (1986) en el que introdujeron un popular canto de los scouts cameruneses transmitido de manera oral. El tema, quizás por unos lazos musicales mayores con el caribe, tuvo una especie de adaptación dominicana a través de Las Chicas del Can y su «El negro no puede» (1987). Shakira por aquel entonces tenía 10 años y ya escribía canciones. Al año siguiente se presentó al concurso «Buscando artista infantil» de la cadena regional Telecaribe y lo ganó durante tres años consecutivos. Fue escalando de cantautora a estrella del pop latino durante dos décadas, teniendo uno de sus grandes momentos con el waka waka; un fenómeno global impulsado por el mundial de fútbol de Sudáfrica que retoma partes de «Zangalewa» y «El negro no puede». Shakira, escritora y productora de la canción junto a John Hill, y ayudada por los sudafricanos Fleshyground, unió cantos africanos, sabor latino y técnicas del pop occidental para realizar un hit pegadizo e internacional, un encuentro de culturas que la coronaron como un astro sin parangón en el panorama musical. 

 

Define la década porque «Waka Waka» es un icono de la globalización; fue número 1 en 50 países y es uno de los singles más vendidos de todos los tiempos. La música africana, que viajó en el siglo XVI al nuevo continente, volvió a hacerlo en el siglo XX y en el XXI para fundirse con las tradiciones de Europa y América, manteniéndose como la raíz con más nutrientes de la música popular global. Shakira por su parte, con el disco en el que se incluyó la canción, «Sale el sol», allanó el camino para que la música latina abstaciese de ritmos al nuevo pop global. Los 2010s se abrieron con este hit intercontinental que dejó claro que las fronteras culturales en la era de Internet iban a ser cada vez más pequeñas y más difusas

No Comments

Post A Comment