Beyoncé – «Formation (Live)» (2019)
1515
post-template-default,single,single-post,postid-1515,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Beyoncé – «Formation (Live)» (2019)

En sus casi 20 años de existencia, el festival de Coachella no había tenido aún una mujer negra como cabeza de cartel hasta la actuación de Beyoncé en 2018. Se había anunciado para 2017, pero su embarazo de gemelos impidió su presencia. Tuvo un año más para pensar, preparar y ensayar. Lo que finalmente se vio en los dos días que presentó su espectáculo en vivo fue la unión más explosiva de pop y empoderamiento que seguramente se haya visto jamás.

 

Ser mujer, negra y del sur de los Estados Unidos no son precisamente condiciones favorables para escalar socialmente. Por el contrario ser rica, diva y poderosa tampoco son adjetivos que favorezcan la credibilidad en la militancia política y el compromiso social. La primera vez que Bey interpretó «Formation» (2016) fue en el descanso de la Super Bowl. Su llamamiento a filas de las mujeres afroamericanas, utilizando la estética de los panteras negras, fue una sorprendente declaración de activismo y responsabilidad de raza y género. Una verdadera muestra de orgullo tanto de sus orígenes humildes como de su actual poder absoluto adquirido con trabajo y esfuerzo. El Black Power se sintió aún más incandescente en el concierto multitudinario de Coachella, donde Beyoncé apabulló con decenas de músicos en directo, un centenar de bailarines y un espectáculo vocal y visual de energía abrumadora. Dos horas de recital que sirvió como homenaje a la cultura afroamericana, desde su guiño a los HBCUs a las menciones a Malcom X pasando por su canto del oficioso himno nacional negro «Lift Every Voice and Sing». 

 

Define la década porque la actuación de Beyoncé en Coachella probablemente sea el espectáculo musical en vivo más importante e imponente de la década. Una exhibición técnica deslumbrante que se ha convertido en la actuación en directo con más reproducciones de la historia, a través del documental y disco «Homecoming» (2019). «Formation» ha puesto banda sonora a la lucha feminista del #MeToo y al #blacklivesmatter, pero lo hace desde una atalaya de poder, desde una historia de éxito que puede inspirar a luchar para conseguir que el sueño americano no se convierta en pesadilla.

No Comments

Post A Comment