Pero va más allá: “Nueva York cuenta con la complicidad de una tradición y una historia cultural o artística que reconoce y entiende que no quieras aparecer en público, que no respondas al teléfono, que no contestes emails… porque esto significa que estás concentrado y trabajando en lo tuyo. Tienes una sensación y un estado de anonimato magnífico”.

Homenaje a Soledad Lorenzo

Uslé acaba de inaugurar exposición en la galería Soledad Lorenzo de Madrid, donde exhibe hasta el 24 de junio un total de 15 pinturas realizadas entre los años 2010 y 2012. En parte, esta muestra supone un pequeño homenaje a la galerista: “No contaba dentro de mi programa, pero Soledad y yo hemos tenido una relación muy intensa y especial como galerista y artista, lo cual no siempre es habitual. Me sentía obligado y estimulado para hacer esta última exposición en su galería”.

Uslé, representante de la llamada “Nueva abstracción” y uno de los nombres propios de la pintura española que más presencia internacional ha logrado, vive por y para el arte: “Cuando no trabajo trato de lidiar con ese bicho que llevamos dentro los artistas y que nos inquieta”, y asegura que está en una fase de plena libertad: “Hago un poco lo que quiero, lo que me apetece. A veces me planteo lo que hacer y me sale el tiro por la culata. Después de hacer algunos cuadros más complejos siento la necesidad de parar o cortar con eso y vaciarme en la realización de un cuadro donde no pretendo absolutamente nada, simplemente mover el pincel y esperar a sentir el latido del pulso y que aparezca una nueva imagen”.