Son a la vez un grupo de garage y de punk en español al que le gusta experimentar con la instrumentación, con las voces y que se cansa rápido al hacer dos canciones parecidas. Antes se llamaban Los Brandys, pero como ya existía una banda del mismo nombre se lo cambiaron por Los Nastys en honor al antiguo local madrileño. Son Luis Basilio (voz y guitarra), Fran Basilio (guitarra), Omar Montalvo (bajo), Gonzalo Rodrigo (batería) y y Alejandro de Lucas (coros y pandereta). Acaban de sacar su primer EP Me lo encontré así, editado por el histórico sello Tres Cipreses de Warner, y hacen canciones llenas de sarcasmo e ironía.

“En realidad no nos identificamos tanto con la Movida como parece. De hecho escuchamos música que casi toda viene de fuera. Nuestras referencias ahora mismo son grupos que vienen de Estado Unidos o de Inglaterra. La nueva ola. También nos gustan grupos que cantan en español y que vienen de Costa Rica, por ejemplo”, afirma Fran, uno de los hermanos de Tomelloso.

Cual Sex Pistols

Los monumentales pogos que se montan en sus conciertos son otra de sus señas de identidad. Propios de la escena punk, los pogos son esos movimientos frenéticos que nacieron cuando el mismísimo Sid Vicius, antes de entrar en los Sex Pistols, saltaba y se golpeaba con el resto de asistentes a los conciertos de la banda para verla mejor, ya que tocaban a ras del suelo. “Ahora parece que a los chavales les gusta más aquello de ir a los conciertos a montar pogos. Más que antes”, dice Fran. “Mi madre fue al concierto de presentación que dimos en el Wurlitzer y quiso vernos más de cerca, pero vio que se lió el pogo y se asustó. Luego me estuvo preguntando qué era. Le dije que la gente sólo va a pasárselo bien y no hay mal rollo”.

Los Nastys lo que quieren en realidad es que la gente se lo pase bien con su música. Es lo básico para ellos más allá de la ironía y la crítica que contienen algunas de sus canciones. “Madrid es un cementerio [uno de los temas del EP] sí queremos que sea un poco la chispa y que empiece a haber un cambio, no a nivel de la escena musical, sino en todo lo demás porque está muerto. Creemos que la gente no participa como tiene que participar y que las instituciones lo están jodiendo todo. El ámbito social es el que está un poco muerto”, relatan. Yo me lo encontré así, el tema que da título al EP, comienza con unos tintes muy Black Lips para luego mezclarse con un punk-pop potente y personal que roza el noise sin dejar de lado el rock de los setenta británico.

“Vivimos una situación contraria a la de la Movida”

En cuanto a la escena musical, sienten que cada año cierran más garito. Algunos, porque “ponen cada vez las copas más caras, se consume menos y tienen que cerrar”. “Es como un círculo vicioso en el que nadie quiere ceder. En la Movida creo que no había los problemas que hay ahora. Era una situación de apertura y ahora todo lo contrario. Nos están quitando todo. Vivimos una situación contraria al que se vivió en ese momento”, confiesan.

Sin tener nada grabado han pasado ya por festivales de la talla del Sonorama o el Arenal Sound. Ahora, con el EP bajo el brazo ya han cerrado algún festival para este verano y esperan que lleguen más. Entre medias, conciertos en garitos. De momento no se plantean grabar un LP. Viven tranquilos y prefieren ir poco a poco. “Pensamos que es mejor sacar cosas poco a poco, aunque un disco seguro que haremos. Queremos estar en movimiento, publicar seguido y sacar el LP cuando todo esté ya maduro”. Su sueño, no lo dudan: salir fuera de España. “Sobre todo a Sudamérica y tocar en festivales de allí. Nos hace mucha ilusión. Viajar es lo que más nos apetece”.