La compañía decana de teatro clásico de España ha recorrido los más prestigiosos festivales de su género. El gran Teatro del Mundo, Amar después de la muerte, Clásicos locos, La vida es sueño y El mayor hechizo, amor son algunas de las obras de Calderón de la Barca que ha llevado a escena. Ahora, Teatro Corsario presenta El médico de su honra, en versión y dirección de Jesús Peña.

Peña posee una dilatada experiencia como actor en la propia compañía; también como director, ya que desde 1994 ha conducido los espectáculos de grandes títeres para adultos, la otra especialidad de Teatro Corsario.

Celos aun del aire matan

El médico de su honra cuenta la historia de don Gutierre, un hombre obsesionado con la sospecha del amor entre su esposa Mencía y el infante don Enrique, hermano del rey Pedro I de Castilla. Para que el supuesto adulterio no se haga público, don Gutierre decide ser el “médico de su honra” y llevar a cabo un diabólico plan.

Escrita a mediados del siglo XVII, El médico de su honra es una tragedia de mujeres en un mundo dominado por los hombres. Aquí está la sangrienta receta para curar los celos; el asesinato premeditado y consentido por la autoridad; el reino del secreto, la doble moral y los valores inquebrantables.

Según Juan Peña, “a partir de un tema desgraciadamente tan actual como la violencia machista, Calderón construye con mano maestra una historia asombrosa. El autor introduce en un entorno cotidiano un elemento perturbador y no permite que nadie escape a las consecuencias. Somete a sus personajes a crueles pruebas y anota minuciosamente sus reacciones. En la casa de un matrimonio razonablemente feliz hace que, casualmente, aparezca el antiguo pretendiente de la esposa. Pongamos que el marido es un hombre extremadamente celoso y que una infinidad de detalles le llevan a desconfiar de su mujer. En ese entorno de valores tradicionales, un marido como don Gutierre podría emplear la violencia sin ningún escrúpulo, y es probable que la justicia de aquel tiempo le diera la razón. Pero resulta que el supuesto amante es nada menos que el hermano del rey, a quien debe lealtad. Así que don Gutierre lanza su rencor hacia su esposa. Cada razonamiento que hace sobre la conducta de ella le conduce al crimen”.