“Entre 10.000 y 11.000 partituras de zarzuela se conservan en España e Iberoamérica en diversos archivos y bibliotecas. Por eso siempre he considerado muy importante ampliar el repertorio. Elegimos estos tres títulos de tres grandes que construyeron el género y que están ligados temporalmente -el estreno de El dominó azul data de 1953, el de Catalina de 1854 y el de El diablo en el poder, de 1856- para presentarlos de una nueva forma y que se pudiesen contar con una puesta en escena más ligera y así conocer unas obras que tienen grandes propuestas musicales”, relata Pinamonti. “Me parecen, además, emblemáticos del inicio de la gran historia de la zarzuela romántica”.

Renovación del género

Por otro lado, Pinamonti reconoce que aunque buscaba otra versión de las obras, los textos de zarzuela “no se pueden hacer en concierto porque si se corta la parte hablada no se entiende nada de nada”, así que decidió contar con la ayuda de Álvaro del Amo para la dramarturgia de la escena.

Para Del Amo el reto era “contar las tres obras preservando la parte musical y a la vez el aspecto visual y narrativo”, aunque eso sí, cada una “con sus propias características y respondiendo a géneros diferentes”. Así, para él, Catalina es en realidad un melodrama, “aunque termine bien”; El dominó azul, una comedia galante; y El diablo en el poder, una farsa política. “Por eso plantee hacer cada una de una forma diferente. Se trataba de contar la historia con su complejidad, pero reduciendo la trama”, apunta.

Para Catalina se le ocurrió que dos actrices que se escriben una serie de cartas contaran la zarzuela además de ofrecer una mirada actual y respetuosa de las obras. “Los actores son responsables de esa mirada actual”, afirma.

El dominó azul es una comedia de enredo en la que se da un baile de máscaras. En ella hay una intriga palaciega y un personaje, el sastre Valdivieso, que es el que organiza la vestimenta del baile y ese es el que utiliza Del Amo como narrador. Por su parte, en El diablo en el poder parecía lógico rescatar al diablo como una especie de Lucifer castizo.

Esencia española

José María Moreno es el director encargado de conducir a los elencos de cada una de las obras. Para él, los compositores fundadores son “tres compositores maravillosos que inicialmente se forman dentro del estilo italianizante de la época pero que deciden consolidar el renacimiento de un teatro puramente español. Barbieri fijó como pocos la esencia de la música hispana. Fue capaz de resumir el sustrato de la música hispana con arreglos rítmicos, melódicos y de orquestación y crear aromas nuevos. Fue fundamental y el responsable de estructurar la escuela de música española que luego continuaría con Granados, Albéniz, etc.”, afirma el maestro.

Para él, Arrieta es un poco más conservador en su recuperación del folclore, ya que juega con música española pero no es tan atrevido, y en cuanto a Gaztambide, reconoce que nunca había dirigido ni escuchado una obra suya antes, aunque conocía su labor para afianzar el género. “Son tres grandes zarzuelas con mayúsculas. Uno de los mejores productos creados durante el siglo XIX en España. Hay un increíble equilibrio entre todos los números, algo que, sin duda, llega a sorprender”, matiza.

Grandeza intelectual

Moreno destaca en especial el papel del coro porque los tres compositores crearon números corales “muy complejos y comparables a otros donizettianos o bellinianos de la época”. “La parte coral es, sin duda, de una grandeza intelectual y de un contrapunto memorable y que, encima, nadie conoce”. De la misma manera, afirma que estamos ante tres partituras muy exigentes para los solistas, con mucho lirismo, muy pizpiretas, con sobreagudos, varias arias donizettianas, una romanza estupenda, dúos, todo muy al estilo de la ópera italiana de la época.

Las tres producciones que ofrece este mes el Teatro de la Zarzuela plantean, además de una ampliación del repertorio popularmente llevado a las tablas, una serie de preguntas sobre este híbrido entre zarzuela propiamente dicha y concierto o cambio en el género: ¿Cómo llamarlo? ¿Zarzuela dramatizada? Sus creadores lo resumen como una representación escueta y esquemática más que un puro concierto, ya que en estas obras hay una parte escénica, cierta escenografía, un vestuario… Para ellos es, en definitiva, un homenaje cálido a unas obras con la emoción del descubrimiento.

  • Catalina: 4, 13 y 19 de junio de 2014 a las 20.oo horas. Funciones de abono: 13 y 19 de junio
  • El dominó azul: 7, 14 y 20 de junio de 2014 a las 20.oo horas. Funciones de abono: 14 y 20 de junio
  • El diablo en el poder: 11, 15 y 21 de junio de 2014 a las 20.oo horas. Funciones de abono: 15 y 21 de junio

Ficha artística

Dirección musical: José María Moreno
Dramaturgia escénica: Álvaro del Amo
Vestuario: Pepe Corzo
Iluminación: Nicolás Fischtel
Ayudante de vestuario: Isabel Cámara
Ayudante de iluminación: Óscar Gallardo
Asistencia de escenografía: Marianela Morales

CATALINA (reparto)
CATALINA: Vanessa Goikoetxea; BERTA: Marta Mathéu; PEDRO: Gustavo Peña; KALMUFF: Javier Franco; IVÁN: Francisco Crespo; MIGUEL: Eduardo Aladrén; CENTINELAS: Antonio González*, David Barrera, David Villegas, Jorge Martín – Actores: CATALINA: Nieve de Medina; BERTA: Karmele Aranburu
* Miembro del Coro del Teatro de la Zarzuela

EL DOMINÓ AZUL (reparto)
MARQUESA DE SAN MARÍN: Sonia de Munck; DOÑA LEONOR DE HARO: Mónica Campaña; HERMAN: Mikeldi Atxalandabaso; MARQUÉS DE SAN MARÍN: César San Martín; FELIPE IV: Fernando Latorre – Actores: VALDIVIESO: Juanma Cifuentes

EL DIABLO EN EL PODER (reparto)
ELISA DE MONTELLANO: Ruth Iniesta; ENRIQUETA DE UBILLA: Marifé Nogales; PRINCESA DE LOS URSINOS: Elena de la Merced; ANTONIO DE UBILLA: Josep-Miquel Ramón; CONDE DEL SAUCE: Emilio Sánchez; CONDE DE MONTELLANO: Fernando Latorre; AUVIGNI: Mattheu Loren Crawford* – Actores: EL DIABLO: Emilio Gutiérrez Caba
* Miembro del Coro del Teatro de la Zarzuela

Orquesta de la Comunidad de Madrid / Titular del Teatro de La Zarzuela
Coro del Teatro de La Zarzuela / Director: Antonio Fauró