No podemos ni debemos obviar esta realidad: la despoblación, la dispersión y el envejecimiento de los habitantes de buena parte de la España interior. Por ello, Acción Cultural Española (AC/E) ha puesto en marcha Alma tierra, un proyecto fotográfico que quiere ser, como apunta Julio Llamazares en el texto que lo acompaña, «una elegía, un alegato contra la marginación de unos españoles por parte del resto y una llamada a la reflexión». Y que es también un homenaje, como dice su autor, el fotógrafo José Manuel Navia, a recorrer los caminos de esa España interior. Un homenaje a una cultura, a su memoria y a las personas que ahí resisten contra viento y marea y que con su generosa colaboración han hecho posible llevar a cabo el libro y la exposición.

Alma Tierra recorre esa España interior y, para ello, AC/E ha querido que el periplo se inicie en uno de los territorios representativos del trabajo, en Huesca, en la sala de exposiciones de su Diputación y dentro de las actividades del Programa de la imagen de Huesca VISIONA/HU. A través de 70 fotografías viajaremos a una serie de comarcas o territorios naturales (25 en total, de ocho comunidades), atentos tanto a huellas de su pasado, como a su realidad actual, conformada por personas que luchan por permanecer en estas tierras duras y hermosas, bañadas por una luz que no sabe de contaminación.

La exposición incluye una selección de las 158 fotografías que conforman el libro del mismo título, coeditado por Ediciones Anómalas y AC/E, en el que imágenes y textos ofrecen una panorámica más detallada de la cuestión. Todo esto, y todo lo que quiera añadir cada uno de sus visitantes y lectores, es Alma tierra. No se la pierda.