Estas obras suponen un “íntimo diálogo con el arte del pasado atesorado en el Prado” y conformarán una conversación no solo entre artistas vivos y muertos, sino también sobre lo vivo en el arte.

Comisariada por Francisco Calvo Serraller y organizada por la Fundación de Amigos del Museo del Prado, la exposición se planteará varios interrogantes, como si efectivamente el arte es eterno, la relación entre las inquietudes de los artistas de diferentes épocas y cómo éstos se entienden entre sí porque usan un mismo lenguaje.

Pasado y presente

En los últimos años, el enfrentamiento entre el arte tradicional y el arte contemporáneo se ha extremado hasta dar la impresión de que la afirmación de una de las dos concepciones artísticas implicaba la negación de la otra.

En cualquier caso, desbrozados los puntos débiles de ambas, existe ya la suficiente perspectiva histórica para comprender que es posible y necesario llevar a la luz el diálogo, que siempre, a través de todas las épocas y estilos, mantiene el arte sucesivamente considerado como actual con el arte del pasado histórico.

Diálogo

Este diálogo tiene como lugares privilegiados para llevarse a cabo los museos, creados con la intención de conservar lo que es capaz de sobrevivir de los gustos y los valores de varias generaciones.

Así, pues, los grandes museos atesoran nuestros rasgos inmortales, pero solo cumplen con su destino cuando las obras en ellos conservadas son objeto de un renovado diálogo por parte de los espectadores de cada nueva generación.

Valencia. Del futuro al pasado. El Museo del Prado visto por los artistas españoles contemporáneos. Instituto Valenciano de Arte Moderno.

Del 7 de noviembre de 2012 al 6 de enero de 2013.