El Observatorio analiza los datos de los 27 países de la UE y de otros 10 Estados miembros del Consejo de Europa. Globalmente, la asistencia a los cines registró una ligera subida del 0,3%. Los cines españoles eran en 2005 los terceros más frecuentados de Europa (127,7 millones de espectadores), sólo por detrás de Francia (175,5 millones) y Reino Unido (164,7 millones). Desde entonces, nuestra cifras se han puesto, consecutivamente, por debajo de Alemania, Rusia e Italia, al perder 6 millones de espectadores.

En España, las películas nacionales supusieron en 2008 un 14,2% del total de producciones, un porcentaje muy similar al registrado en los anteriores ejercicios. Diferente panorama reflejan las cifras de Turquía (59,2%), Francia (45,7%, gracias al fenómeno de Bienvenidos al norte), Reino Unido (31%, liderado por Mamma Mia! y Quantum of Solace) e Italia (29,3%). Según el Observatorio, 2008 “ha sido de nuevo un año de fuerte demanda de productos nacionales”, con incrementos en 15 de los 23 países sobre los que se han podido obtener datos provisionales.

La sorpresa viene de Rusia, que se ha convertido en el cuarto mercado del cine, con 123,9 millones de entradas vendidas, es decir, un 16% más que hace un año, superando incluso a Italia.