Con sus animaciones, Santiago y José Luis Moro iniciaron el camino de uno de los fenómenos pop más importantes del país. Creadores de series de animación como Cantinflas o Marcelino Pan y Vino; de películas como Kati, la historia de una oruga que crece y se hace mariposa; y de personajes como La Ruperta, La botilde, el Chollo y el Antichollo del famoso programa concurso de televisión Un, dos, tres o de la famosa Familia Telerín, creada en el año 1964 y cuyos miembros Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Coletitas y Cuquín despedían todos los dias la programación infantil en TVE, invitando a los niños a ir a dormir dando paso a la programación para adultos.

Su sintonía, cuyo estribillo “Vamos a la cama, que hay que descansar para que mañana podamos madrugar”, se convirtió en uno de los más recordados de la televisión española de todos los tiempos.

Cola Cao y mucho más

Tampoco se han olvidado sus originales spots publicitarios, como el zapateado de las botellas de Tío Pepe, la canción del Cola Cao, los discos-sorpresa, la Quina Santa Clemente y su mascota Kinito, las vacas rumberas de los caldos Starlux, Almendrito para turrones El Almendro y el famoso estriptis de la Gallina Blanca de Avecrem quitándose sus delicadas plumas blancas delante de los gallos.

Los Estudios Moro recibieron en 1996 la Medalla de Oro por su trabajo en el campo de los efectos especiales; obtuvieron tres palmas de oro en el Festival de Cannes; el Premio al Mejor Cine Publicitario, en Venecia; el premio a toda una vida dedicada a la animación, en Roma, y cien premios internacionales de publicidad en los más prestigiosos festivales.