Las obras depositadas por Combalia incluyen pinturas, objetos, esculturas, fotografías, collages, serigrafías y obras sobre papel. Entre ellas se encuentran una obra de Eduardo Arroyo de la serie Carmen Amaya (1989); la litografía Questions aux Français (1998) de Esther Ferrer; el óleo sobre fotografía No(W)here (1996) de Rogelio López Cuenca; tres objetos de Jordi Pablo: Trabucada en 6 parts, Pa amb frontissa y Didal punxegut; tres obras de Carlos Pazos: Avec plaisir (2003), Sense títol (ca. 1980) y Elvis Presley; tres pinturas de Ràfols Casamada: Fusta (1977), Sense títol [Ratlla blava sobre vermell] (1977) y Dins del blau (1988), y una fotografía a las sales de plata de Manuel Álvarez Bravo, Ouvrier gréviste, assassiné (1934).

“Toda la vida he vivido en torno al arte, ya sea por motivos profesionales o por amistad con los artistas. Creo que ha llegado el momento de compartir algunas piezas de mi colección con un público más amplio y ayudar al MACBA a completar su colección incorporando algunas piezas significativas dentro del arte del siglo XX”, afirma la crítica de arte catalana, quien ha expresado su voluntad de ceder definitivamente estas y otras obras al Museu en el futuro.

“Las obras incluidas en este depósito ayudan a entender mucho mejor las décadas fundamentales de la historia del arte reciente”. Así resume el director del MACBA, Ferran Barenblit, la importancia de sumar estas obras a la colección del centro.

Estas obras se expondrán en el museo en el marco de las muestras de la Colección MACBA y se podrán ver en otras exposiciones si son solicitadas en préstamo por otras instituciones.