VEE-FelipeVI

Posted by & filed under Educación, Literatura, Política.

El valor económico del español 10 años después

VEE-FelipeVI
Compartir:





“Es nuestra obligación cuidar, defender y promover nuestra lengua”, ha afirmado el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en el transcurso de la presentación de conclusiones del informe 'El valor económico del español' de Fundación Telefónica, que cumple 10 años (2006-2016) tras la publicación de 14 títulos que han analizado la importancia de nuestro idioma en el mundo. El proyecto, el que han colaborado más de 200 autores, ha situado nuestra lengua, hablada hoy por más de 560 millones de personas en todo el mundo, en el mapa internacional a través de su cuantificación económica.

Los Reyes han presidido el acto institucional que resume una década de investigaciones y que ha contado también, entre otras personalidades, con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo; el secretario para la Cooperación Iberoamericana, Salvador Arriola; el presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete; el presidente de Fundación Telefónica, César Alierta; el director general de Fundación Telefónica, José María Sanz Magallón; el codirector del proyecto, el catedrático de Economía Aplicada José Luis García Delgado, y los profesores José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez, quienes también han codirigido el estudio.

Felipe VI ha destacado que el alcance del español supera las dimensiones de los países hispanohablantes: “567 millones de personas habla nuestra lengua en todo el mundo y se estima que en 2050 serán 2.050 millones”. Este crecimiento se debe en opinión del monarca a la fortaleza del español para superar desafíos como sobrevivir al paso del tiempo, rebasar las limitaciones geográficas y mantener intacta la unidad del idioma: “Nuestra lengua constituye un inmenso tesoro cultural, pero también una extraordinaria fuente de riqueza económica, real, tangible, presente y futura”.

Por su parte, Vargas Llosa ha señalado que el español posee una actitud flexible para renovarse y adaptarse a las actitudes cambiantes de la vida. Tras nombrar la labor de difusión de la lengua española en América y la fuerza expansiva que posee en nuestros días, el Premio Nobel de Literatura ha lanzado una advertencia: “No nos durmamos sobre los laureles: lo que le debemos es impagable y hemos de cuidarla, promoverla y defenderla porque sin ella nuestra vida hubiese sido mucho más triste, más provinciana y más claustral”.

Conclusiones

Nuestro idioma es la segunda lengua materna del mundo, tras el chino mandarín; segunda lengua de comunicación internacional, también en la Red, tras el inglés; y segunda lengua adquirida en los países de lengua no inglesa.

El estudio destaca que el español ha crecido en los últimos años apoyado tanto en la internacionalización de las empresas españolas como en la cohesión idiomática impulsada por la Asociación de las Academias de la Lengua Española. De hecho, el español ha esquivado la fragmentación porque sufre menos dialectalismo que el inglés, el francés, el chino y el hindi, presenta un alto grado de cohesión interna y plantea sus normas a través de un enfoque panhispánico y policéntrico, en un ejemplar modelo de cooperación de todas las Academias de la Lengua Española.

En América, la tradicional alta concentración de hispanohablantes en los países con mayor impronta española tiende a disminuir, dado el doble y simultáneo empuje del español hacia el norte, abriéndose paso como lengua materna (y extranjera) en Estados Unidos, y hacia el sur, al penetrar con firmeza en Brasil. En Europa, lo novedoso es el gradual ascenso del español a la posición de segunda lengua de enseñanza, tras el inglés, desplazando al francés y al alemán en buena parte del continente.

Política de Estado

La potenciación del español en las relaciones internacionales, en la producción y el intercambio científico, así como en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), son los principales retos de nuestra lengua. El proyecto propone, en este sentido, diseñar una política de proyección internacional del español. El reto es que el español constituya verdaderamente una de las seis lenguas consideradas como oficiales en Naciones Unidas, ya que en la práctica su utilización es muy reducida; incluso, en el seno de la Unión Europea, el español es una lengua subalterna, sin estatus real de lengua de trabajo, algo que sí tienen el inglés, el alemán y el francés.

La promoción del español debe concebirse como una política de Estado del conjunto de la comunidad hispanoamericana de naciones, considerando la lengua común como bien preferente, no para competir con el inglés, sino para mejorar su estatus como lengua internacional complementaria, como lengua diplomática internacional, como lengua de creación y comunicación científica y como lengua en la que se expresa una cultura vigorosa con relevancia en la Red y en los medios masivos de consulta digital.

La mejora del estatus internacional del español tiene que proyectarse en los foros mundiales y organismos multilaterales. A ello contribuiría el fortalecimiento del diálogo y las relaciones de cooperación entre las sociedades y los agentes de la comunidad hispanohablante en todo el mundo. Es necesario, además, generar y estandarizar un paquete formativo que ofrezca las competencias mínimas para su uso práctico, es decir, un español compendiado que facilite enseñanza, aprendizaje y uso. La oferta formativa del español para extranjeros debe hacerse más amplia, accesible y atractiva.

El Instituto Cervantes ha de ser eje e instrumento fundamental de ese esfuerzo y la gran plataforma formativa internacional del español. A esa tarea deberían sumarse agentes públicos de otros países hispanohablantes y agentes privados que operan en el ámbito de la enseñanza. También deberían promoverse vías informales que alimentan los intercambios culturales, como los productos culturales (especialmente audiovisuales) en versión original para extender el aprendizaje del español.

El español en cifras

  • Más de 550 millones de hispanohablantes.
  • La capacidad de compra de los hispanohablantes representa el 10% del PIB mundial.
  • El español genera el 16% de valor económico del PIB (164.000 millones de euros) y del empleo en España (3,5 millones de personas).
  • El llamado “factor ñ” (contenido en español) de las industrias culturales es ya casi el 3% del PIB de la economía española.
  • El español ha multiplicado por 3 la atracción de emigrantes de América Latina hacia España en el decenio de 2000.
  • El español supone una ‘prima salarial’ que alcanza hasta un 30% en España y una proporción también considerable en Estados Unidos (hasta un 10%).
  • El español multiplica por 4 los intercambios comerciales entre los países hispanohablantes.
  • El español es factor determinante para que cada curso académico decidan estudiar en España 35.000 alumnos universitarios Erasmus; España es el primer país de destino de este programa europeo, acogiendo al 17% de los alumnos de los 32 países que participan en este programa europeo.
  • El español es la segunda lengua de comunicación internacional en la Red, tanto por número de usuarios como por páginas web.
  • El español es un gran instrumento de internacionalización empresarial: compartir lengua (en una muestra con amplia presencia de países hispanohablantes) multiplica por 7 los flujos bilaterales de inversión directa exterior. Y cerca del 80% de las empresas españolas que operan en el exterior reconoce que el hecho de que se hable en español en el mercado de destino facilita su actividad internacional.
Más sobre: Fundación Telefónica, Lengua Española, Mario Vargas Llosa