Según este estudio, las empresas teatrales y de artes escénicas han dejado de ingresar más de 33 millones de euros por el descenso del número de espectadores producido en los últimos cuatro meses de 2012. “La destrucción de oferta, de consumo y de ocupación es un hecho constatable de tal magnitud que contrapesa con creces cualquier beneficio estimado por este aumento impositivo”, se explica en las conclusiones del estudio.

Llueve sobre mojado

Los efectos de la subida del IVA se suman a los provocados por la crisis generalizada que vive nuestro país, la falta de consumo, y a la situación de los ayuntamientos, cuya nula actividad en el sector de las artes escénicas (la representaciones se han reducido en más del 60%) ha provocado la desaparición de las giras con las que las compañías teatrales rentabilizan sus inversiones.

“Además de la destrucción de 600 puestos de trabajo -recoge el informe-, se ha generalizado la reducción de salarios tanto en personal fijo como artístico y un número creciente de empresas han reducido su actividad o se han visto obligadas a suspenderla totalmente, amenazando su cierre definitivo”.

Revertir la tendencia

Para la FAETEDA, la solución a está situación pasa por la búsqueda de la paridad entre el IVA español y el que se aplica en otros países europeos como Holanda, Portugal o Francia: “Un tipo del 10% permitiría revertir la tendencia y daría fuerzas al sector para afrontar los retos de la crisis económica general”.

Según la Federación, un tipo del 10% de IVA en lugar del 21% lograría la recuperación de 2,5 millones de espectadores, además de una recaudación neta de 53 millones de euros y una recuperación de 1.800 puestos de trabajo (datos para un año natural), así como el aumento de los ingresos para el Estado en forma de impuestos y cotizaciones.