Tras conocer la noticia, el ministro de Cultura, José Guirao, ha destacado su papel como “renovador del lenguaje fotográfico, especialmente en el ámbito de la publicidad y la comunicación visual”. Guirao ha recordado también que “Pomés introdujo la mirada artística en el ámbito publicitario”.

El fotógrafo recibió en 2018 el Premio Nacional de Fotografía por, según el jurado, “su contribución a la historia de la imagen en España, con una trayectoria, vinculada en sus inicios a la vanguardia artística del grupo Dau al Set y AFAL, y siempre comprometida con la modernidad; Leopoldo Pomés ha participado en la configuración de nuestro imaginario colectivo, introduciendo un nuevo lenguaje fotográfico dentro de la publicidad, con una mirada renovada a la sociedad de su época”.

Pasión por la imagen

En 1946 adquirió su primera cámara fotográfica y nueve años más tarde irrumpió con fuerza en el panorama español de la fotografía con su primera exposición, celebrada en las desaparecidas Galerías Layetanas de Barcelona. En 1961 creó, junto a Karin Leiz, los Estudios Pomés y comenzó a dedicarse al cine y a la publicidad.

En 1965 fue premiado en el Festival de Cine Publicitario de Cannes y seis años después obtuvo el León de Oro de cine publicitario en Venecia. En 1982 participó en una celebrada exposición, junto a Catalá-Roca, Xavier Miserachs y Oriol Maspons. En 1995 expuso su serie Toros, en ARCO y en el Centro Andaluz de la Fotografía. En 1997 se realizó una gran retrospectiva de su obra en el Palau de la Virreina de Barcelona.

Ilustró numerosos libros, tales como Las Ventanas, de R.M. Rilke (1957) y Gaudí, arquitectura de anticipación (1970), y ha realizado varios filmes y vídeos, como Ensalada Baudelaire (1978), Barcelona, ciudad abierta (1988), Josep Pla, viajero (1991) y Barcelona, una pasión (1992).

En 1994, J.M. García Ferrer y Martí Rom realizaron un exhaustivo trabajo sobre su obra y cuatro años más tarde Publio López Mondéjar incluyó sus fotografías en la obra Fotografía y sociedad en la España de Franco.

En el tránsito entre el siglo XX y XXI volvió a exponer sus fotografías en salas como el Palau de la Virreina (1997), el Círculo de Bellas Artes de Madrid (2001) y la Galería Michael Hoppen (2010). En 2012, la Fundación Foto Colectania expuso sus fotografías realizadas en Barcelona en 1957. La exposición Leopoldo Pomés. Flashback se presentó en 2015 en la Sala Canal de Isabel II en Madrid.

Aunque se le conoce más por su carrera profesional en el campo de la publicidad y la comunicación visual, en 2006 abandonó esta actividad para dedicarse de lleno a su obra fotográfica. Fue galardonado con la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona, con el Premio de Artes Plásticas de la Generalidad de Cataluña en 1998 y con la Creu de Sant Jordi en 1999.