Asistimos a la barbarie desde las colinas azules de la península de Sorve. En aquellas trincheras combatieron estonios que habían sido reclutados por el bando alemán y otros que formaban parte del Ejército Rojo. Esta fratricida mirada sobre la Segunda Guerra Mundial se centra en la frontera entre Europa y Rusia, donde tuvieron lugar las batallas de Tannenberg Line y la de Tehumardi.

La lucha era a muerte entre quienes estaban en uno u otro bando más por cuestiones puramente ligadas a lo geográfico y al azar que por motivaciones ideológicas. Ahí radica el drama o, si se quiere, se añade más crueldad a la tragedia al describir situaciones en donde los jóvenes debían tomar decisiones límite en las que, como siempre que se combate cuerpo a cuerpo, nada menos que era la vida lo que estaba en juego.

Con una puesta en escena cargada de realismo, 1944 nos acerca a aquel sinsentido a través de los ojos de los propios combatientes. Nadie sabe a ciencia cierta por qué está allí y por qué tiene que apuntar al que tiene enfrente, que no es otro que un compatriota. Todos se sienten atrapados en una ratonera ajena. Una masacre que, como casi todas, salpica al entorno que conforman amigos, conocidos y familiares.

Saltando de uno a otro bando como parte de un guion muy bien cosido, la película se convierte a medida que avanza en un canto claro y alto, en una reflexión ilustrada del desvarío de las guerras en donde, y ahí también incide 1944, los llamados a morir suelen ser los más desasistidos, aquellos que menos lo merecían.

Como apunta el propio Nüganen, setenta años después de aquellos terribles episodios, “hemos tratado de mostrar las opciones, esperanzas, objetivos y dramas de aquellos hombres y sus seres queridos y hemos intentado plasmarlo tan objetivamente como nos ha sido posible”.

19441944
Dirección: Elmo Nüganen
Guion: Leo Kunnas
Intérpretes: Märt Pius, Mait Malmsten, Ain Mäteos, Magnus Mariuson, Kristjan Sarv, Maiken Schmidt, Rain Simmul, Ivo Uukkivi
Fotografía: Rein Kotov, Mart Taniel
Música: Jaak Jürisson
Estonia, Finlandia / 2015 / 100 minutos