Myriam y Antoine hace algún tiempo que se divorciaron. Por su carácter e intolerancia él no acaba de asumir esa separación y ella, para proteger al hijo de ambos, un chaval de diez-doce años, solicita la custodia. Pero la juez, en una decisión difícil de entender, decide conceder la compartida entre ambos cónyuges. El conflicto está servido.

Víctima de un padre patológicamente posesivo y celoso, y en el afán de proteger a su madre cada día más acosada, Julien hará todo lo que esté en su mano para que no ocurra lo peor.

El miedo

Xavier Legrand deja de lado su ya larga trayectoria como actor y debuta en la dirección abordando con tacto y sensibilidad la compleja derivada de la violencia de género. Explora la naturaleza de esa violencia, la dominación en las relaciones sentimentales y la locura de la posesión como ya apuntara en el cortometraje Antes de perderlo todo, que fuera nominado al Oscar en 2014.

El resultado es una más que absorbente propuesta que bascula entre el drama social, el suspense y el thriller, gracias, entre otros muchos aciertos, al excelente trabajo de interpretación realizado por el jovencísimo debutante Thomas Gioria y los ya consolidados Léa Durcker y Denis Ménochet.

El miedo es el eje a partir del que la película se desarrolla. Antoine, bien dirigido en una actuación solvente una vez más de Denis Ménochet, es una amenaza continua para los que le rodean. Consigue que su entorno viva en una tensión constante, solo siente su propio dolor y manipula a todo el que le rodea, especialmente a su hijo.

Las mujeres que han padecido violencia doméstica, como el personaje al que da vida Drucker, nunca se relajan. Saben que el peligro puede hacer acto de presencia en cualquier momento, en cualquier lugar. Nadie está a salvo.

Como comenta el propio Legrand, cada dos días y medio muere en Francia una mujer a manos de su pareja y en la inmensa mayoría de los casos la violencia estalla cuando se produce la separación. Los hijos suelen ser testigos y víctimas. Aunque cada vez más se habla de ello en los medios de comunicación a menudo no se presentan como lo que son, crímenes deleznables, sino como arrebatos pasionales.

El tabú

“En gran medida estos dramas siguen siendo algo tabú. Las víctimas no se atreven a denunciar, la familia y los vecinos no dicen nada por miedo a interferir en la relación de la pareja. Todo está bajo el manto del secretismo. Aunque mi intención no ha sido enfocarlo como un tema de actualidad sino concienciar a la gente de la existencia de esta crisis mediante el poder del cine, algo que siempre me ha fascinado, como hicieron y hacen Hitchcock, Haneke o Chabrol. Me refiero a un cine que capta al espectador jugando con su inteligencia y sus nervios”.

Custodia compartida tuvo su estreno internacional en el Festival de Venecia, donde logró el León de Plata al Mejor Director y el Premio Luigi de Laurentiis a la Mejor Ópera Prima. El Zinemaldia de San Sebastián siguió la estela de Venecia otorgándole el Premio del Público a la Mejor Película Europea y el Premio TVE Otra mirada –galardón en reconocimiento a películas de especial interés por la promoción de la inclusión social, igualdad de oportunidades e igualdad de género. Otros festivales como los de Dublín, San Juan de Luz, Macao, Glasgow, o Sao Paulo también se rindieron ante Custodia compartida con los premios a mejor película, director, actor revelación y del público.

Nacido en 1979, Xavier Legrand estudió arte dramático en el Conservatorio Nacional de París. En teatro ha trabajado como actor en obras de Chéjov, Shakespeare, Harold Pinter, Michel Vinaver y Peter Handke. Su primer cortometraje como director, Antes de perderlo todo, participó en más de cien festivales internacionales. Entre los numerosos reconocimientos logró el César al Mejor Cortometraje en 2014. Custodia compartida, con toda su carga de tensión y desesperanza, honestidad, temor y denuncia.

 

hd-1522929248-6186Custodia compartida

Dirección y guion: Xavier Legrand
Intérpretes: Léa Drucker, Denis Ménochet, Thomas Gioria, Mathilde Auneveux y Coraile Russier
Fotografía: Nathalie Durand
Sonido: Julien Scart
Montaje: Yorgos Lamprinos
Francia / 2017 / 90 minutos
Golem