Flavien Berger – «La Fête Noire» (2015)
362
post-template-default,single,single-post,postid-362,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Flavien Berger – «La Fête Noire» (2015)

Decía John Lennon que el rock francés es como el vino inglés. La frase es un dardo muy bien tirado y muy certero pero, en defensa del país galo, creo que su fuerte no son los géneros sino la mutación de los mismos, dar nuevos tratamientos y orientaciones. Como cierta Nouvelle Vague, mucha música francesa es autoconsciente, juega al pastiche y renueva el concepto de «pop».

 

Flavien Berger es hijo de cineasta y periodista musical, su motivación a la hora de consumir cultura son aquellos creadores que «cuestionan el formato» según decía el propio Berger. Su música responde a ese rechazo a los cánones, pero su enfoque experimental sigue siendo pop. «La Fête Noire» es un ejemplo perfecto de mezcla de géneros: comienza con un psychobilly tipo Suicide, pasando por el electro- pop hasta el vodevil.

 

Define la década porque es un ejemplo de la nueva ola de música francesa. Flavien Berger empezó a componer en la Play Station 2 con el Music 2000; es un nativo digital que ha tenido acceso a la cultura desde muy pequeño, por lo tanto su abordaje musical es completamente desprejuiciado. «La Fête Noire» es una fiesta psicodélica de colores opiáceos y de sonidos electrónicos; la constatación de que la música francesa sigue viva más allá de Gainsbourg.

No Comments

Post A Comment