Ariel Pink’s Haunted Graffiti – “Round and Round” (2010)
391
post-template-default,single,single-post,postid-391,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Ariel Pink’s Haunted Graffiti – “Round and Round” (2010)

Para Ariel Marcus Rosenberg, más conocido como Ariel Pink, su interés por la música popular acabó en el grunge; con menos de 20 años se cerró al mundo exterior y vivía de los recuerdos musicales de la radio y la MTV. Cuando se puso a crear música en su garaje el resultado se parece mucho a lo que el periodista David Keenan de The Wire definió como pop hipnagógico «música pop refractada a través del recuerdo de un recuerdo». A mediados de los 2000s había acumulado entre 200 y 300 cassettes de sonido de muy baja fidelidad, pero el sello de Animal Collective, Paw Tracks, lanzó alguna de sus compilaciones experimentales que acabaron convirtiéndose en música de culto e inspiración para la nueva generación indie.

 

Con el álbum “Before Today” (2010) saltó al super-sello independiente 4AD y grabó por primera vez en un estudio profesional. La sorpresa fue encontrar que al limpiar las brumosas texturas lo-fi se descubrió un pop brillante, sobreestimulado, muy poco convencional, que alcanza sus más altas cotas con “Round and Round”. La canción (o canción de canciones) es un prodigio de composición con déficit de atención en la que todo encaja milagrosamente, la canción salta de un lugar a otro como encadenando recuerdos hasta llegar, ya pasados 2 minutos, al memorable estribillo que da consistencia a tanta amalgama de sonidos y melodías.

 

Define la década porque la nostalgia ha invadido nuestra vida ultramoderna, desde los filtros envejecidos de instagram a los interminables remakes y reboots. Dentro de los artistas que han manejado con mayor pericia la persistencia del pasado sin duda uno de los más destacados es Ariel Pink, porque su música no evoca directamente un recuerdo del oyente, sino que su remembranza es personal y difuminada, una invocación a una música nunca hecha pero que igualmente se siente cercana y familiar.

No Comments

Post A Comment