El Guincho – “Bombay” (2010)
439
post-template-default,single,single-post,postid-439,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

El Guincho – “Bombay” (2010)

Pablo Díaz-Reixa, más conocido como El Guincho, obtuvo un reconocimiento internacional inesperado por “Alegranza” (2008). No era habitual que la música independiente española tuviera el beneplácito de la crítica mundial, pero tampoco era de extrañar ya que su propuesta  era globalista, funcionando también como un puente entre Panda Bear y Vampire Weekend, dos formaciones mimadísimas por la crítica en aquel entonces. Sin embargo, no se acomodó en sus loops tropicales sino que para la siguiente entrega, “Pop Negro” (2010), se acercó a estructuras más convencionales siempre desde una producción colorista y multicultural.

 

El disco se abre con “Bombay”, la canción donde cristaliza mejor sus intenciones. Es una bomba de pop independiente con una producción brillante a base de samplers policromáticos y con esa forma de entonar y rimar tan extravagante como irresistible. Ayudó a agrandar su éxito el videoclip de CANADÁ, un precedente en miniatura de lo que ocurriría años después con Rosalía y El Mal Querer (2018) del que El Guincho es el co-productor y co-autor.

 

Define la década porque El Guincho es un productor y compositor superdotado que siempre ha sabido ver y prever las tendencias y aún así ofrecer un producto absolutamente personal. Si bien es cierto que su siguiente álbum “Hiperasia” (2016) le situó a la vanguardia del autotune y el trap electrónico que estaba a punto de explotar, “Bombay” es su hit más completo, el descubrimiento de un género musical encontrado en el fondo marino; pop negro luminoso

No Comments

Post A Comment