Special Request – “Black Ops” (2013)
537
post-template-default,single,single-post,postid-537,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Special Request – “Black Ops” (2013)

Aunque nació en los 80, la cultura rave se propagó y expandió a principios de los 90; en poco tiempo se exploraron sus posibilidades y se llevaron hasta el extremo sus sonidos y sus ritmos; el trance, el hardcore o el drum&bass eran géneros radicales, que se escuchaban en fiestas ilegales y radios piratas.

 

Paul Woolford, DJ y productor inglés, quedó fascinado en su adolescencia por ese mundo paralelo y subversivo de música extremista y furtiva, así que en su primer disco «Soul Music» (2013) intentó rememorar esta sensación. «Black Ops» es un drill&bass ravero, de producción cuidada y espíritu desbocado.

 

Define la década porque la explosión de géneros de electrónica de baile que se dieron en los 90 fue muy intensa y anárquica, lo que hizo que se fuera desvaneciendo. Sin embargo, como dice el mismo Paul Woolford, aún habiendo pasado 20 años toda esa escena sigue sonando futurista. «Soul Music» es un ejemplo más de cómo en estos últimos años se ha retomado la electrónica de baile allí donde lo dejaron sus predecesores noventeros, demostrando que la historia musical no es nunca lineal, sino cíclica y, probablemente, en espiral.

No Comments

Post A Comment