Disclosure – «When a Fire Starts to Burn» (2013)
568
post-template-default,single,single-post,postid-568,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Disclosure – «When a Fire Starts to Burn» (2013)

Los hermanos Guy y Howard Lawrence son hijos de músicos, tocaban instrumentos desde muy pequeños y estudiaron música y tecnología musical. Con 19 y 16 años respectivamente ya tenían un contrato discográfico y un primer single editado como Disclosure. Se podría decir que son unos fervientes creyentes, fundamentalistas de la armonía y el ritmo, fieles practicantes del doctrina musical; de hecho, la palabra Disclosure se podría traducir como “revelación”.

 

Su precoz álbum de debut “Settle” (2013) fue una sorpresa mayúscula, una sesión de música electrónica por la que se iban deslizando cantantes, géneros, texturas, emociones; un carrusel de ritmos de club con una vocación claramente pop, una muestra heterogénea de sus virtudes y una producción exquisita. El disco empezaba con el predicador motivacional Eric Thomas hablando del cambio y la zona de confort, para dar paso al sampler de “When a Fire Starts to Burn”, el primer tema propiamente dicho en el que Disclosure ya pone todo el deep house en el asador.

Define la década porque Disclosure fueron un fogonazo de dance pop como pocas veces se había visto; unos jovencísimos amantes de la electrónica se revelaron como virtuosos de los beats más modernos y las melodías más accesibles. Aunque quizás se viera después que eran más productores de pop que era otra cosa, en “When a Fire Starts To Burn” mostraban sus tremendas aptitudes con el bajo y el ritmo, su fe en el baile como medio espiritual; el mantra como éxtasis. Disclosure son discípulos del club y apóstoles del pop.

No Comments

Post A Comment