Arcade Fire – «Reflektor» (2013)
680
post-template-default,single,single-post,postid-680,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Arcade Fire – «Reflektor» (2013)

Win Butler viajó con su esposa Régine Chassagne a conocer el país de origen de los padres de esta, Haití. En esta visita descubrieron una cultura musical radicalmente diferente a las influencias clásicas que tenía el grupo del que eran miembros, Arcade Fire, una banda esencial para entender el rock independiente de los 2000s.

 

Fue difícil enfrentarse a continuar el pletórico y vitalista debut de «Funeral» (2004), pero este viaje iniciático a Haití les cambió de perspectiva y motivó la composición de «Reflektor» (2013), un disco que engrasaría de nuevo las un tanto oxidadas armas del grupo canadiense. Su renovada visión del ritmo y la ayuda del productor James Murphy (LCD Soundsystem) fueron capitales para crear piezas como «Reflektor», en la que la otrora banda de estadio se adentra en una oscura discoteca ancestral de la que salen transformados. La canción es una jam tribal en la que tienen en lujo de invitar a Owen Pallet en los arreglos, Colin Stetson a los vientos y un David Bowie que nos canta desde el más allá, cuando todavía estaba aquí.

 

Define la década porque Arcade Fire se alejaron del inmovilismo despojándose de su propio pasado exitoso. Como tantos otros grupos de rock, utilizaron la electrónica como cirugía estética, pero el resultado no pudo ser más natural, gracias en parte al cirujano Murphy pero también a unos Arcade Fire que se amoldaron perfectamente tanto a los nuevos tiempos como a los tiempos pretéritos, esos tan alejados de nuestra realidad como aferrados a nuestra esencia.

No Comments

Post A Comment