Metz – «Wet Blanket» (2012)
727
post-template-default,single,single-post,postid-727,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Metz – «Wet Blanket» (2012)

Desde que se electrificaron, los guitarristas han ido afilando su instrumento; desde el garaje, pasando por el hard-rock, el punk, el hardcore, el trash-metal, el shoegaze… cada vez son cuchillas más cortantes, más amenazantes. Cuando parece que su punta y su filo no pueden ser más agudos siempre llegan maestros herreros para confeccionar nuevas armas blancas.

 

Metz es un trío de Ontario que se sube en hombros de gigantes para asimilar todo el noise-rock y juntarlo en una batidora de distorsión. No hay ruido blanco; batería y bajo marcan ritmos marciales de punk y garaje mientras guitarra y voz realizan la acción directa, la llamada contra el inmovilismo. «Wet Blanket» fue el primer single de su primer disco, «Metz» (2012), un golpe sobre la mesa, el primer mazazo de los muchos que dieron.

 

Define la década porque Metz son punta de lanza del post-hardcore de nuestro tiempo. La rabia no ha desaparecido y no va a desaparecer del planeta, y el trío canadiense demuestra que no hay mejor forma de expulsarla que con ruido y gritos, con riffs y distorsión.

No Comments

Post A Comment