Hinds – «Garden» (2016)
729
post-template-default,single,single-post,postid-729,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Hinds – «Garden» (2016)

Ser joven nunca fue fácil, pero casi siempre fue divertido. La música popular huele a espíritu adolescente, efervescencia vital que busca su lugar en el mundo, pero las tribus urbanas han desaparecido y la marca personal se impone. Las redes sociales muestran una realidad hipersesgada, aunque a veces se atisban momentos de autenticidad.

 

Cuando Carlotta Cosials y Ana García Perrote compartieron un par de canciones lo-fi por internet las redes explotaron y de inmediato les salieron conciertos en Londres y en Berlín. La prensa extranjera les ensalzó como hype antes de sacar su primer disco, que ya grabaron con Ade Martín y Amber Grimbergen. Fue su “inocencia y disonancia”, como dijo el líder de Primal Scream, la que cautivó al planeta. «Garden» del debut en largo  «Leave Me Alone» (2016) contiene las dosis exactas de pasotismo, precisión, frescura y espontaneidad; una canción de estructura siempre cambiante, como una noche improvisada. Las guitarras garajeras sin pretensiones y los chisposos juegos vocales de Carlotta y Ana fue lo que les llevó a ser la primera banda española en tocar en un late night estadounidense (Stephen Colbert).

 

Define la década porque Hinds son, por no querer molar, las más molonas del lugar. «En Madrid el concepto de molar no es tan importante y eso es la hostia» decían en el ABC. La banda es naturalidad en tiempos del postureo, da igual que las guitarras no estén de moda, o que en España ya no se cante tanto en inglés. Las chicas simplemente quieren pasárselo bien.

No Comments

Post A Comment