Sleigh Bells – «Rill Rill» (2010)
778
post-template-default,single,single-post,postid-778,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Sleigh Bells – «Rill Rill» (2010)

La relación de Funkadelic con los samplers es un romance largo y consolidado, George Clinton y compañía han sustentado gran parte del hip-hop de los 80 y los 90, y es parte esencial de la evolución de la música negra. Por eso cuando dos jóvenes blanquitos en 2010 fusilaron «Can You Get to That?» de su disco «Margot Brain» (1971), algunos vieron una relación extraconyugal, pero otros vieron una consecuencia coherente de la posmodernidad.

 

El guitarrista Derek Miller tocaba en una banda de post-Hardcore ruidista con la que terminó por desavenencias artísticas. Alexis Krauss cantaba en una banda de chicas pre-adolescentes, hasta que a los 16 años el grupo se disolvió. Estos dos mundos colisionaron en Sleigh Bells. El dúo neoyorkino explora las posibilidades del pop desde el pastiche nativodigital que no entiende de escenas ni fronteras. Su disco “Treats” (2010) representa en nuevo punk-pop adolescente en canciones como “Infinity guitars” o “Crown on the Ground”, con electrónica saturada y melodías bubblegum. Pero “Rill Rill” sigue siendo el himno, «Nos quedamos dormidos en medio de la furia» canta Krauss, describiendo así su generación.

 

Define la década porque Sleigh Bells representaron por un momento la urgencia y la voracidad de la juventud, el arrebato y la diversión. Un amalgama de sentimientos y técnicas que van desde la distorsión de guitarras, el lenguaje digital o el sampleado de clásicos, siempre al servicio del pop. «Rill Rill» es una de sus canciones más luminosas, una acertada combinación de sabor añejo y momento presente.

No Comments

Post A Comment