St. Vincent – «Cruel» (2011)
823
post-template-default,single,single-post,postid-823,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

St. Vincent – «Cruel» (2011)

Como decía James Brown, «Este es un mundo de hombres». Los referentes culturales y científicos que aparecen en los libros de texto son (muy) mayoritariamente masculinos. Vivimos en un mundo creado por y para los hombres. En el gremio de la música, a pesar de ser más igualitario y con mucha representación y creación femenina, un instrumento tan troncal como la guitarra ha estado absolutamente dominado por el género masculino. Sister Rosetta, Joni Mitchell o PJ Harvey son excepciones excepcionales que confirman lo normativo; pero ellas y otras muchas han provocado que cada vez haya más y mejor.

 

Annie Clark, más conocida como St. Vincent, no sólo es una guitarrista mayúscula, sino que también una excelente compositora e intérprete. Esta multi-instrumentista de Tulsa, Oklahoma empezó en las filas de The Polyphonic Spree y en la banda en directo de Sufjan Stevens; ha compuesto para Taylor Swift, Black Keys o Beck. Pero sus singulares propuestas en solitario son las que han levantado una de las trayectorias más interesantes del art-rock. “Cruel” de su disco “Strange Mercy” (2011), es una de sus canciones más excelsas y que resumen su polifacética carrera. Una suerte de funk-rock-pop en la que su voz se desliza y brinca entre violines, bombos y multitud de guitarras disfrazadas (de vientos, percusiones, un solo alienígena…). Una delicia revoltosa y adictiva.

 

Define la década porque los 2010s han sido años de empoderamiento. Las redes han favorecido la unión y la visibilización de mujeres referentes por lo que las niñas tienen caminos un poco más despejados. Annie Clark, con su guitarra como machete, ha ensanchado las sendas que ya había, y lo ha hecho con corte creativo, creando travesías alternativas con temas como «Cruel», rock bailable y travieso, que muestran una cabeza tan saltarina como asentada.

No Comments

Post A Comment