Vince Staples – «BagBak» (2017)
822
post-template-default,single,single-post,postid-822,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Vince Staples – «BagBak» (2017)

El hip-hop, y en particular su vertiente electro, fue esencial para que se desarrollaran las escenas del House de Chicago y el Techno de Detroit. Por un breve momento hubo confluencia pero después la música de club se trasladó al otro lado del charco y las dos escenas, la electrónica de baile y el rap, se desvincularon. 

 

Vince Staples nació en Compton, cuna del gangsta-rap, pero su madre decidió trasladarse por las altas tasas de criminalidad. Staples también decidió no adherirse al tópico rapero gángster y prefiere mantener un estilo de vida austero y Straight Edge (no ha probado el alcohol ni ninguna otra droga). En cuanto a su estilo musical tampoco entra en convencionalismos, si «Summertime ’06» (2015) reveló un rapero que caminaba por la tangente, «Big Fish Theory» (2017) se desmarcó totalmente con un rave-rap vanguardista. Para esto se rodeó de productores que no provinieran del gremio del hip-hop y lanzó artefactos como «BagBak», música de club oscura sobre la que arrojar rimas sobre problemática racial y política social.

 

Define la década porque «Big Fish Theory» es uno de los discos más inspirados e inspiradores del rap de los 2010s, un álbum innovador pero accesible, oscuro y brillante. Con la llegada al mainstream del EDM a USA, las interacciones de electrónica y rap se han multiplicado, pero este álbum sublima esta coalición y confirma a Vince Staples como uno de los raperos más creativos de su generación.

No Comments

Post A Comment