The Carters – «Apeshit» (2018)
860
post-template-default,single,single-post,postid-860,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

The Carters – «Apeshit» (2018)

Museo del Louvre. París. Interior. La pareja más poderosa del mundo del espectáculo le da la espalda a la Mona Lisa. Empieza la música trap y Beyoncé y Jay-Z empiezan a hablar de la ingente pasta que tienen. Es la ocupación de uno de los espacios más emblemáticos de la cultura y el arte occidental. La Victoria de Samotracia, Napoleón y la Venus de Milo son atrezzo y los Carters visten Versace, Burberry y Balmain. Bailan, rapean y se encaran. Es el allanamiento de morada más icónico y a la vez iconoclasta del siglo XXI.

 

El videoclip de «Apeshit» (2018) de The Carters, el grupo formado por Shawn Corey Carter y Beyoncé Giselle Knowles-Carter (Jay y Bey), es puro empoderamiento. La cultura negra se abre paso, la mujer y su feminidad se abre paso. Es un asalto, un desafío, un alarde y una reivindicación. Reclaman su trono del presente ante los símbolos del pasado. Para el asalto a los cielos cuentan a su lado con uno de los productores musicales más importantes del s.XXI, Pharrell Williams, y para ayudar en la escritura y los coros con los sicarios Quavo y Offset del trío de trap Migos. 

 

Define la década porque «Apeshit» junto a su videoclip es la puesta en escena de la coronación de Beyoncé y Jay-Z cómo emperadores del show business. La banda sonora de la ceremonia es música negra amenazante, la asimilación más clara del trap por parte del más absoluto mainstream. Ritmos y rimas que se vanaglorian del éxito y ensanchan no sólo su espacio en la cultura popular, sino en la mismísima civilización occidental.

No Comments

Post A Comment