Ty Segall – «Girlfriend» (2010)
888
post-template-default,single,single-post,postid-888,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Ty Segall – «Girlfriend» (2010)

Sin duda, los 2010s han sido años de música de habitación. Ya no se necesita un garaje para montar una banda, con un escritorio y un portátil te apañas. Pero los hay que necesitan algo más que sonidos electrónicos y quieren sentir la electricidad y la fisicidad del amplificador, de la caja y del bombo, y gritarle a un micro como si no hubiese un mañana.

 

Ty Segall es un músico californiano que ha hecho de la urgencia una virtud. Ha sacado más de 15 discos en esta década, y es conocido por sus catárquicos conciertos. Marcamos «Girlfriend» de su disco «Melted» (2010) como muestra clarividente de su estilo: distorsión y gritos a ritmo de pop garajero, psychobilly lo-fi, el ruido como estado de ánimo. Intensidad en decibelios que termina con un piano que parecen haber encontrado en un rastrillo.

 

Define la década porque Ty Segall ha sido el cabecilla de todos aquellos garajeros que querían seguir dándole a la púa y a la baqueta, divirtiéndose entre amplis. Sigue la larga tradición de electrificar melodías y ritmos sencillos, pero con «Girlfriend» vemos su gusto por lo extremo; dulzura poppy cubierta de distorsión y ruido ácido.

No Comments

Post A Comment