Fleet Foxes – «If you need to keep time on me» (2017)
1057
post-template-default,single,single-post,postid-1057,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Fleet Foxes – «If you need to keep time on me» (2017)

A principios de la década de los 2010, la cultura hipster veía que, paradójicamente, su estilo de vida alternativo se convertía en tendencia mainstream. Se crearon estereotipos de tipos barbudos que vestían ropa vintage y comían comida orgánica. En la cuestión musical no había consenso, pero por su halo retro se le emparentaba más con el indie folk alejado de los electrourbanitas. Esta moda les vino muy bien a grupos como Mumford & Sons, Of Monsters and Men o The Lumineers, que supieron subirse al tren de la fama. 

 

Fleet Foxes tenía todo para triunfar en esa nueva ola trendy de folky hipster, armonías de Beach Boys, con gusto por la narrativa de Dylan y Young, pero con personalidad propia y maestría técnica. Sin embargo, su líder Robin Pecknold no es persona apta para el éxito. Antes de editar sus discos reconocía experimentar ansiedad social: «Realmente no salgo con nadie. Saldré con mi banda, porque los amo, pero no tengo amigos aparte de eso». Tras dos álbumes de gran repercusión y aclamación mundial, Pecknold decidió entrar en la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Columbia, frenando en seco su escalada. Tras 6 años sin publicar un LP, llegó «Crack-Up» (2017) que se alejaba aún más del gran público con un folk más introspectivo y experimental. El disco seguía por supuesto teniendo esa belleza natural que les caracteriza, apoyado en la magnética voz de tenor de Pecknold, que brilla especialmente en «If you need to keep time on me». Un canto reconfortante sostenido sencillamente en una sutil guitarra acústica y un piano fluvial. 

 

Define la década porque ante la multitud de bandas indie folk que surgieron en los 2010s, Fleet Foxes se mantuvieron fieles a su independencia y a su creatividad alternativa. «Crack-Up» expandió horizontes y transitó por lugares arriesgados, pero demostrando con canciones como «If you need to keep time on me» que son exploradores en busca de oro, con olfato para descubrir melodías preciosas en parajes bucólicos.

No Comments

Post A Comment