Kero Kero Bonito – «Lipslap» (2016)
1067
post-template-default,single,single-post,postid-1067,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Kero Kero Bonito – «Lipslap» (2016)

El término «kawaii» significa algo así como bonito, adorable, mono, tierno. Es un adjetivo de gran calado en la cultura japonesa y otaku, siendo una aspiración e influencia en animes, videojuegos o en la música pop. Su estética ha llegado a occidente a través de productos que van desde Hello Kitty a filtros de Snapchat e Instagram; una subcultura aún creciente que ha conquistado preadolescentes, adolescentes y post-adolescentes.

 

Gus Lobban y Jamie Bulled fueron juntos a la escuela en el sur de Londres. Como fanáticos del rap japonés, publicaron un anuncio buscando cantante en MixB, un portal de anuncios online para expatriados japoneses. Sarah Midori Perry (conocida ahora como Sarah Bonito) fue una de las primeras en contestar, formándose así Kero Kero Bonito, una banda que mezcla el gusto por el J-Pop y el electro dance europeo. En «Lipslap» del disco «Bonito Generation» (2016) hay cute-rap sobre house uptempo y sonidos de videojuegos. Música club divertida, exagerada, chiclosa, caricaturesca y colorida. 

 

Define la década porque Kero Kero Bonito son unos de los grandes embajadores y a la vez reformadores del kawaii en la música occidental. Una reinterpretación del pop japonés y coreano, succionando su viveza y evitando su frivolidad. En «Lipslap» Sarah Bonito hace de niña mona pero con sorna, cantando pop sobre electrónica noventera; hedonismo oriental y cinismo occidental.

No Comments

Post A Comment