Miguel – «Coffee (Fucking)» (2015)
1068
post-template-default,single,single-post,postid-1068,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Miguel – «Coffee (Fucking)» (2015)

Cuando Phil Spector desarrolló el muro de sonido en los estudios Gold Star en Los Ángeles, cambió el pop para siempre. Su densidad sonora llenaba todo el espacio, concibiendo las canciones de manera orquestal, con varios instrumentos tocando al unísono, con coros y reverb. Mucho ha cambiado la técnica de grabación desde entonces, pero el concepto sigue intacto y aplicándose en gran parte del mainstream actual.

 

El Californiano Miguel se identifica a sí mismo como parte de la nueva ola de artistas de R&B alternativo como Frank Ocean o The Weeknd. Su neo-soul, neo-funky o como quieras llamarle, es sonido futurista pero con sabor añejo, melodías que recuerdan al pop negro de los 80s con la técnica e ingeniería de los 2010s. En «Coffee (Fucking)» de su disco «Wildheart» Miguel brilla como cantante y como productor, con una voz sensual y una envolvente capa de bajos sintéticos, guitarras, coros y una base rítmica gigante. Contenido erótico recubierto de electrónica puntera. 

 

Define la década porque «Coffee (Fucking)» es punta de lanza del nuevo R&B que ha modelado el pop de los 2010s. La canción tiene un muro de sonido denso, electrónico, casi abstracto, pero que encaja perfectamente con el terrenal contenido de las letras. Ritmos vigorizantes, profundidad en los bajos, timbre estimulante. Libertad y libertinaje musical. 

No Comments

Post A Comment