Mitski – «Nobody» (2018)
1071
post-template-default,single,single-post,postid-1071,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Mitski – «Nobody» (2018)

La soledad es una de las fuentes más caudalosas e inagotables de las que beben todos los artistas. En la hoja en blanco, en la habitación o frente al piano es inevitable pensar que estás solo, que te gustaría estar con tu amor o tener un amor; que te sientes alienado, incomprendido, con ganas de entretenerte o entenderte a ti mismo. 

 

Mitski se inspiró en la imagen de alguien solo en un escenario enfocado por un solo foco de luz para realizar su disco “Be the cowboy” (2018). En «Nobody» lo deja claro desde el inicio: «Dios, estoy tan sola» canta la asiática-americana. Para acrecentar más este desamparo, la voz de Mitski está grabada sin ningún double tracking ni muro de voces, se mantiene solitaria, sin ayuda de ninguna técnica del pop moderno. Las inflexiones vocales son como una montaña rusa de subidas y bajadas, inestabilidad emocional provocada por no saber qué se necesita para ser deseado y/o amado. Un canto desesperado que deviene en balada disco e incita al baile ensimismado.

 

Define la década porque en la era del autotune y la manipulación general de la voz, Mitski se enfrenta a su aislamiento emocional con un canto real y realista, despojado de artimañas digitales que escondan sus miserias. Una temática atemporal con música de otra época, pero tan alejada del artificio que la hace destacar entre tanto plástico, entre tanta canción sintética. «Nobody» es todo lo cruda que la música disco permite, todo lo auténtica que el pop posibilita.

No Comments

Post A Comment