Bibio –  «Dye The Water Green» (2013)
1092
post-template-default,single,single-post,postid-1092,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Bibio –  «Dye The Water Green» (2013)

Podría entenderse que el folk y la electrónica son dos géneros contrapuestos, ya que uno mira hacia atrás y otro hacia delante. Sin embargo, no han sido pocos los que han intentado que confluyan; Caribou, Four Tet, The Books o Stephen James Wilkinson, más conocido como Bibio. 

 

El músico inglés estudió artes sonoras en la Universidad de Middlesex; desde entonces desarrolló el gusto por la experimentación desprejuiciada, que le llevó a crear tanto IDM como British Folk, pasando por indie pop o hip-hop instrumental. «La música electrónica no tiene por qué ser tan parecida a una cuadrícula, puede ser elástica, más humana». Bibio ha dado organicidad a los sintetizadores y envuelto las guitarras en capas ambientales, siempre con melodías exquisitas y afables. En su séptimo disco, «Silver Wilkinson» (2013), muestra de nuevo su virtud ecléctica, que bebe tanto de Nick Drake como de Boards of Canada. En «Dye The Water Green», que grabó en su mayoría al aire libre, expone su talento como cantautor y como productor, con una maraña de instrumentos de naturaleza viva que terminan en un epílogo más electrónico, como si fuese la propia canción la que no quisiera morir y tuviera que cambiar para sobrevivir. 

 

Define la década porque Bibio es uno de los músicos que más agradable ha hecho la vanguardia. Melodías complacientes y producciones arriesgadas. Un artista completérrimo que también diseña las portadas y dirige sus videoclips, fiel a su digitalismo orgánico. «Dye The Water Green» fue su canción favorita de «Silver Wilkinson», por lo que decidió expandir sus bondades en «The Green EP» (2014). El prolífico artista inglés no ha parado de experimentar desde 2005, y aunque ciertas fórmulas ya sea inevitable repetirlas, siempre es un placer para los oídos escuchar a Bibio, un genio generoso que busca el bienestar musical.

No Comments

Post A Comment