Helena Hauff – «Lifestyle Guru» (2018)
1096
post-template-default,single,single-post,postid-1096,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Helena Hauff – «Lifestyle Guru» (2018)

El veneno está en la dosis. Eso decía hace cinco siglos el alquimista y médico suizo Paracelso. Tenía razón, aunque también debería entrar en la ecuación la tolerancia a la sustancia que desarrolle la persona. De hecho, Mitrídates VI se fue introduciendo con regularidad pequeñas dosis de veneno para hacerse inmune. Cuentan que cuando quiso suicidarse envenenándose ya no pudo y tuvo que pagar a alguien para que le atravesase con una espada.

 

Helena Hauff poco tiene que ver con los reyes del mar negro o con el padre de la toxicología. La alemana es una de las más reputadas djs de música electrónica del mundo; los asistentes a sus sesiones suelen quedarse noqueados ante tanta energía y contundencia con la que mezcla techno, ebm, electro y/o acid. Hauff parece haber desarrollado una tolerancia ante la música electrónica de baile que necesita unas dosis más altas de ritmos y bajos. Su música es como si a una tema de ácido le dieras metanfetaminas, speed y cocaína. Música psicotrópica y estimulante que nunca llega a la sobredosis, se mantiene en los límites de la cordura. Como muestra, “Lifestyle Guru» del disco «Qualm» (2018), en el que viajamos al epicentro y clímax de una rave clandestina. Ritmos desinhibidos y sintetizadores desatados.

 

Define la década porque Helena Hauff ha sido una de las mayores exploradoras de la música de club en los 2010s. Busca sus límites, fronteras y márgenes normalmente con aparataje analógico, respetando el sonido pero descubriendo lenguajes. «Lifestyle Guru» es sólo un ejemplo de las armas de destrucción masiva de Hauff. Altas dosis de electrónica psicótica para consumidores tolerantes. 

No Comments

Post A Comment