Kelly Lee Owens – «Lucid» (2017)
1098
post-template-default,single,single-post,postid-1098,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Kelly Lee Owens – «Lucid» (2017)

«Siempre hay una conexión entre la curación y la música. Cuando trabajaba en el hospital oncológico, comencé a investigar. Resulta que la gente ha estado investigando frecuencias resonantes durante mucho tiempo y están descubriendo que frecuencias específicas pueden destruir las células cancerosas»

 

Kelly Lee Owens era enfermera en Manchester antes de irse a Londres a intentar vivir de la música. Fueron los propios pacientes del hospital los que la animaron a hacerlo. Owens, que provenía del mundo indie, descubrió la electrónica a través de sus compañeros Daniel Avery, James Greenwood y Erol Alkan. Para su primer disco homónimo de 2017, fundió todo su aprendizaje en diez canciones en las que introduce techno, shoegaze, pop, ambient… Música sanadora en la que te sumerges, como flotando bajo el agua, en gravedad cero. «Lucid» tiene una primera parte de inmersión en un sonido meloso, evocador y envolvente, para luego crear una burbuja de música de club introspectiva pero a su vez liberadora. 

 

Define la década porque el techno pop y el dream pop han sido dos géneros que han vuelto con fuerza estos 2010s y Kelly Lee Owens ha sido una de las artistas que los ha maridado de manera más inteligente y original, con estructuras electrónicas vanguardistas y rehabilitadoras. Los fans le enviaban mensajes en Instagram diciéndole: «Tu música me ha curado». Owens consigue con su álbum debut encontrar sonidos que desbloquean problemas internos, masajean neuronas y relajan el alma.

No Comments

Post A Comment